Poodwaddle 2010 Word Clock

martes, 19 de junio de 2012

La Responsabilidad Pastoral por la Decadencia Moral de la Iglesia.

II Ti. Capítulo 3 que dice: “1 También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. 2 Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, 3 sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, 4 traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios, 5 que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita. 6 Porque de éstos son los que se meten en las casas y llevan cautivas a las mujercillas cargadas de pecados, arrastradas por diversas concupiscencias. 7 Estas siempre están aprendiendo, y nunca pueden llegar al conocimiento de la verdad. 8 Y de la manera que Janes y Jambres resistieron a Moisés, así también éstos resisten a la verdad; hombres corruptos de entendimiento, réprobos en cuanto a la fe. 9 Mas no irán más adelante; porque su insensatez será manifiesta a todos, como también lo fue la de aquéllos. 10 Pero tú has seguido mi doctrina, conducta, propósito, fe, longanimidad, amor, paciencia, 11 persecuciones, padecimientos, como los que me sobrevinieron en Antioquía, en Iconio, en Listra; persecuciones que he sufrido, y de todas me ha librado el Señor. 12 Y también todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución; 13 más los malos hombres y los engañadores irán de mal en peor, engañando y siendo engañados. 14 Pero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido; 15 y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús. 16 Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, 17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra“.

- Introducción
La Iglesia Evangélica en América Latina creció extraordinariamente en el último siglo. El Dr. Jack Shannon dijo en un estudio sobre misiones que de cincuenta mil cristianos se pasó a cincuenta millones durante el siglo XX.  

Este gran crecimiento, que en algunos países eleva a más del 20% la población evangélica, no logró mejorar la situación general y moral de nuestros países. Por el contrario, apreciamos que creció la desocupación, la pobreza, la violencia, la injusticia social, las desigualdades, la droga, la disolución de la familia, la impunidad, y ni hablemos de las violaciones de padres a hijos y hasta lo que llamamos “orgullo gay” lo que hasta hace muy poco era una vergüenza en la sociedad, etc., etc., ya que la lista es interminable…

Es casi de sentido común esperar que, siendo la iglesia “la sal y la luz” de la tierra su crecimiento en gran medida afectaría para bien a la sociedad, sin embargo notamos que el efecto fue al revés, el mundo contaminó a la iglesia. Mt. 5:13-16 que dice: “13 Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se desvaneciere, ¿con qué será salada? No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres. 14 Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. 15 Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa. 16 Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos“.

Analizaremos y consideraremos las causas por las cuales la Iglesia está en esta en una situación contraria a Mt 5:13-16 que leíamos en el párrafo anterior, afectando su poder para cumplir la Gran Misión de ser sal y luz para la humanidad y particularmente La Responsabilidad del Liderazgo Pastoral.

Analicemos la Primera Carta escrita a Los Corintios y veamos los problemas morales y espirituales que afectan a la iglesia cristiana actualmente.

Cuando analizamos la realidad espiritual y moral de nuestras iglesias descubrimos que, en mayor o menor grado, son afectadas por los mismos problemas que motivaron la primera carta del apóstol Pablo a los Corintios. Esta realidad nos permite apreciar que los problemas que están minando a la iglesia cristiana contemporánea no son nuevos y que las enseñanzas de Pablo siguen siendo muy pertinentes.

1. Divisiones y Conflictos en el Liderazgo1 Co 1:10-13; 3:1-4. Que dice: “10 Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer. 11 Porque he sido informado acerca de vosotros, hermanos míos, por los de Cloe, que hay entre vosotros contiendas. 12 Quiero decir, que cada uno de vosotros dice: Yo soy de Pablo; y yo de Apolos; y yo de Cefas; y yo de Cristo. 13 ¿Acaso está dividido Cristo? ¿Fue crucificado Pablo por vosotros? ¿O fuisteis bautizados en el nombre de Pablo?; 1 De manera que yo, hermanos, no pude hablaros como a espirituales, sino como a carnales, como a niños en Cristo. 2 Os di a beber leche, y no vianda; porque aún no erais capaces, ni sois capaces todavía, 3 porque aún sois carnales; pues habiendo entre vosotros celos, contiendas y disensiones, ¿no sois carnales, y andáis como hombres? 4 Porque diciendo el uno: Yo ciertamente soy de Pablo; y el otro: Yo soy de Apolos, ¿no sois carnales?“.

A. Algunos líderes comenzaron a formar partido y a dividir a la iglesia indicando que ellos seguían las enseñanzas de tal o cual apóstol o predicador.

B. Esta actitud generaba celos, contiendas y disensiones.

C. Pablo les enseña que el liderazgo mayor de la iglesia no estaba dividido, que entre todos edificaban la iglesia, haciendo un trabajo de complementación, por lo cual sus tareas eran diferentes, pero no su finalidad pues era la unidad y crecimiento de las congregación. I Cor.  3:5-11 que dice: “5 ¿Qué, pues, es Pablo, y qué es Apolos? Servidores por medio de los cuales habéis creído; y eso según lo que a cada uno concedió el Señor. 6 Yo planté, Apolos regó; pero el crecimiento lo ha dado Dios. 7 Así que ni el que planta es algo, ni el que riega, sino Dios, que da el crecimiento. 8 Y el que planta y el que riega son una misma cosa; aunque cada uno recibirá su recompensa conforme a su labor. 9 Porque nosotros somos colaboradores de Dios, y vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios. 10 Conforme a la gracia de Dios que me ha sido dada, yo como perito arquitecto puse el fundamento, y otro edifica encima; pero cada uno mire cómo sobreedifica. 11 Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo”.

D. Este es uno de los problemas que afecta a muchas congregaciones: divisiones, en ocasiones violentas, que están afectando la unidad de la iglesia y su testimonio.

2. Inmoralidad Sexual - I Co. 5:1-13; 6:12-18.
I Co. 5:1-13 que dice: “1 De cierto se oye que hay entre vosotros fornicación, y tal fornicación cual ni aun se nombra entre los gentiles; tanto que alguno tiene la mujer de su padre. 2 Y vosotros estáis envanecidos. ¿No debierais más bien haberos lamentado, para que fuese quitado de en medio de vosotros el que cometió tal acción?  3 Ciertamente yo, como ausente en cuerpo, pero presente en espíritu, ya como presente he juzgado al que tal cosa ha hecho. 4 En el nombre de nuestro Señor Jesucristo, reunidos vosotros y mi espíritu, con el poder de nuestro Señor Jesucristo, 5 el tal sea entregado a Satanás para destrucción de la carne, a fin de que el espíritu sea salvo en el día del Señor Jesús. 6 No es buena vuestra jactancia. ¿No sabéis que un poco de levadura leuda toda la masa?  7 Limpiaos, pues, de la vieja levadura, para que seáis nueva masa, sin levadura como sois; porque nuestra pascua, que es Cristo, ya fue sacrificada por nosotros. 8 Así que celebremos la fiesta, no con la vieja levadura, ni con la levadura de malicia y de maldad, sino con panes sin levadura, de sinceridad y de verdad. 9 Os he escrito por carta, que no os juntéis con los fornicarios; 10 no absolutamente con los fornicarios de este mundo, o con los avaros, o con los ladrones, o con los idólatras; pues en tal caso os sería necesario salir del mundo. 11 Más bien os escribí que no os juntéis con ninguno que, llamándose hermano, fuere fornicario, o avaro, o idólatra, o maldiciente, o borracho, o ladrón; con el tal ni aun comáis. 12 Porque ¿qué razón tendría yo para juzgar a los que están fuera? ¿No juzgáis vosotros a los que están dentro? 13 Porque a los que están fuera, Dios juzgará. Quitad, pues, a ese perverso de entre vosotros“.

A. Los corintios no tenían el discernimiento para reconocer la gravedad del pecado que había en su medio, I Co. 5: 1-2 que dice: “1 De cierto se oye que hay entre vosotros fornicación, y tal fornicación cual ni aun se nombra entre los gentiles; tanto que alguno tiene la mujer de su padre. 2 Y vosotros estáis envanecidos. ¿No debierais más bien haberos lamentado, para que fuese quitado de en medio de vosotros el que cometió tal acción?“.

B. Pablo tiene que exhortarlos a tratar el pecado sexual con firmeza I Co. 5:3-7 que dice: “3 Ciertamente yo, como ausente en cuerpo, pero presente en espíritu, ya como presente he juzgado al que tal cosa ha hecho. 4 En el nombre de nuestro Señor Jesucristo, reunidos vosotros y mi espíritu, con el poder de nuestro Señor Jesucristo, 5 el tal sea entregado a Satanás para destrucción de la carne, a fin de que el espíritu sea salvo en el día del Señor Jesús. 6 No es buena vuestra jactancia. ¿No sabéis que un poco de levadura leuda toda la masa?  7 Limpiaos, pues, de la vieja levadura, para que seáis nueva masa, sin levadura como sois; porque nuestra pascua, que es Cristo, ya fue sacrificada por nosotros”.

C. En el cap. 6 les muestra la gravedad de la fornicación, algo que era tan común en Corinto donde se practicaba la prostitución sagrada. I Co. 6:12-18 que dice: “12 Todas las cosas me son lícitas, mas no todas convienen; todas las cosas me son lícitas, mas yo no me dejaré dominar de ninguna. 13 Las viandas para el vientre, y el vientre para las viandas; pero tanto al uno como a las otras destruirá Dios. Pero el cuerpo no es para la fornicación, sino para el Señor, y el Señor para el cuerpo. 14 Y Dios, que levantó al Señor, también a nosotros nos levantará con su poder. 15 ¿No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de Cristo? Quitaré, pues, los miembros de Cristo y los haré miembros de una ramera? De ningún modo. 16 ¿O no sabéis que el que se une con una ramera, es un cuerpo con ella? Porque dice: Los dos serán una sola carne. 17 Pero el que se une al Señor, un espíritu es con él. 18 Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; mas el que fornica, contra su propio cuerpo peca“.

D. Lamentablemente el sexo es uno de los problemas que más afecta a la iglesia cristiana. Las relaciones sexuales en la juventud cristiana brasileira, según un estudio realizado, no es porcentualmente mucho más baja que en el mundo. Por otro lado en Perú el 60% de la descalificación pastoral era causado por pecados sexuales. (2005-2006, 17 Pastores)

3. Litigios Legales - I Co. 6:1-11. Que dice: “1 ¿Osa alguno de vosotros, cuando tiene algo contra otro, ir a juicio delante de los injustos, y no delante de los santos? 2 ¿O no sabéis que los santos han de juzgar al mundo? Y si el mundo ha de ser juzgado por vosotros, ¿sois indignos de juzgar cosas muy pequeñas? 3 ¿O no sabéis que hemos de juzgar a los ángeles? ¿Cuánto más las cosas de esta vida? 4 Si, pues, tenéis juicios sobre cosas de esta vida, ¿ponéis para juzgar a los que son de menor estima en la iglesia? 5 Para avergonzaros lo digo. ¿Pues qué, no hay entre vosotros sabio, ni aun uno, que pueda juzgar entre sus hermanos, 6 sino que el hermano con el hermano pleitea en juicio, y esto ante los incrédulos? 7 Así que, por cierto es ya una falta en vosotros que tengáis pleitos entre vosotros mismos. ¿Por qué no sufrís más bien el agravio? ¿Por qué no sufrís más bien el ser defraudado? 8 Pero vosotros cometéis el agravio, y defraudáis, y esto a los hermanos. 9 ¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, 10 ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios. 11 Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios“.

A. Los cristianos de Corinto, pecaban teniendo litigios legales entre ellos, lo que ya era una situación pecaminosa, pero agravaban la situación yendo a los tribunales seculares para resolverlos. Pablo les recrimina por ambas cosas.

B. Hoy  la iglesia está experimentando lo mismo. Pastores que se apropian de propiedades de su misión; líderes que se rebelan contra sus pastores y dividen la iglesia llevándose parte de la membrecía y, en ocasiones parte del mobiliario. Muchos cristianos han sido afectados porque no le pagaron la mercadería o los servicios prestados. En muchos casos fueron a la justicia secular para dirimir problemas que son internos de la iglesia.

4. Problemas MatrimonialesI Co. 7:1-16.  

A. Problemas Sexuales dentro del MatrimonioI Co.7:1-5 que dice: “1 En cuanto a las cosas de que me escribisteis, bueno le sería al hombre no tocar mujer; 2 pero a causa de las fornicaciones, cada uno tenga su propia mujer, y cada una tenga su propio marido. 3 El marido cumpla con la mujer el deber conyugal, y asimismo la mujer con el marido. 4 La mujer no tiene potestad sobre su propio cuerpo, sino el marido; ni tampoco tiene el marido potestad sobre su propio cuerpo, sino la mujer. 5 No os neguéis el uno al otro, a no ser por algún tiempo de mutuo consentimiento, para ocuparos sosegadamente en la oración; y volved a juntaros en uno, para que no os tiente Satanás a causa de vuestra incontinencia“.  De igual manera hay muchos problemas y prejuicios sobre este tema en los matrimonios de pastores y líderes.

B. DivorcioI Co. 7:10-16. Que dice: “10 Pero a los que están unidos en matrimonio, mando, no yo, sino el Señor: Que la mujer no se separe del marido; 11 y si se separa, quédese sin casar, o reconcíliese con su marido; y que el marido no abandone a su mujer. 12 Y a los demás yo digo, no el Señor: Si algún hermano tiene mujer que no sea creyente, y ella consiente en vivir con él, no la abandone. 13 Y si una mujer tiene marido que no sea creyente, y él consiente en vivir con ella, no lo abandone. 14 Porque el marido incrédulo es santificado en la mujer, y la mujer incrédula en el marido; pues de otra manera vuestros hijos serían inmundos, mientras que ahora son santos. 15 Pero si el incrédulo se separa, sepárese; pues no está el hermano o la hermana sujeto a servidumbre en semejante caso, sino que a paz nos llamó Dios. 16 Porque ¿qué sabes tú, oh mujer, si quizá harás salvo a tu marido? ¿O qué sabes tú, oh marido, si quizá harás salva a tu mujer?“. Los cristianos casados con inconversos tenían inquietudes sobre la manera de actuar en caso que su cónyuge decidiera abandonarles. Hoy tenemos muchísimos casos de divorcio  entre cristianos incluso de Lideres y Pastores, por lo que tenemos que replantear urgentemente el tema y enseñar sobre la responsabilidad de mantener la unidad matrimonial, mostrando claramente que el divorcio no solo no es la solución, sino que además Dios no lo quiere.

5. Problemas de SujeciónCap. 9 de I a los Corintios.

A. Algunos cuestionaban la autoridad del apóstol Pablo especialmente aquellos que eran autoritarios y que no estaban dispuestos a someterse a las directivas del apóstol Pablo. Por este motivo no solo socavaban su autoridad, sino que lo difamaban cuestionando la legitimidad  de su llamado y apostolado.

B. Hoy enfrentamos la misma situación. Pastores y Lideres que no se someten a las autoridades de sus denominaciones  o, que siendo independientes, no se relacionan con nadie, desobedecen toda norma de ética por lo cual no están dispuestos a cambiar su actitud. Además no tienen que rendir cuentas a nadie, ellos son los “capos” y los “manda más” (considere aquí los calificativos por región).

 6. Abuso con relación a la Cena del SeñorI Co. 11:17-34. Que dice: “17 Pero al anunciaros esto que sigue, no os alabo; porque no os congregáis para lo mejor, sino para lo peor. 18 Pues en primer lugar, cuando os reunís como iglesia, oigo que hay entre vosotros divisiones; y en parte lo creo. 19 Porque es preciso que entre vosotros haya disensiones, para que se hagan manifiestos entre vosotros los que son aprobados. 20 Cuando, pues, os reunís vosotros, esto no es comer la cena del Señor. 21 Porque al comer, cada uno se adelanta a tomar su propia cena; y uno tiene hambre, y otro se embriaga. 22 Pues qué, ¿no tenéis casas en que comáis y bebáis? ¿O menospreciáis la iglesia de Dios, y avergonzáis a los que no tienen nada? ¿Qué os diré? ¿Os alabaré? En esto no os alabo. 23 Porque yo recibí del Señor lo que también os he enseñado: Que el Señor Jesús, la noche que fue entregado, tomó pan; 24 y habiendo dado gracias, lo partió, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria de mí. 25 Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre;  haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí. 26 Así, pues, todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga. 27 De manera que cualquiera que comiere este pan o bebiere esta copa del Señor indignamente, será culpado del cuerpo y de la sangre del Señor. 28 Por tanto, pruébese cada uno a sí mismo, y coma así del pan, y beba de la copa. 29 Porque el que come y bebe indignamente, sin discernir el cuerpo del Señor, juicio come y bebe para sí. 30 Por lo cual hay muchos enfermos y debilitados entre vosotros, y muchos duermen. 31 Si, pues, nos examinásemos a nosotros mismos, no seríamos juzgados; 32 más siendo juzgados, somos castigados por el Señor, para que no seamos condenados con el mundo. 33 Así que, hermanos míos, cuando os reunís a comer, esperaos unos a otros. 34 Si alguno tuviere hambre, coma en su casa, para que no os reunáis para juicio. Las demás cosas las pondré en orden cuando yo fuere“.

A. En aquellos días los cristianos tenían una comida previa a la participación de los símbolos. Como apreciamos en la carta había excesos y discriminación. Los ricos se juntaban y comían y bebían hasta embriagarse, mientras que los pobres no tenían casi para comer.

B. Con estas actitudes se desvirtuaba el sentido de unidad del cuerpo y de comunión que simbolizaba la ceremonia. Pablo debe escribirles con firmeza sobre el pecado que estaban cometiendo.

C. Hoy no tenemos estos problemas, pero si notamos que la cena del Señor perdió esa connotación de comunión con el Señor, hay desunión, criticas, se critican a los líderes, los líderes critican a sus miembros, se toma la cena como el “YOM KIPUR” El Día del Gran Perdón; creemos que ese día tenemos que pedir perdón. ¡Que hipocresía!

 7. Abuso con Los Dones y Desorden en Los Cultos I Co. Caps. 12 al 14.

A. En aquellos se priorizaba las lenguas generando alboroto en los cultos. Creían que si hablaba en lenguas tenían ‘un status’, un grado de espiritualidad, más elevado dentro de la congregación.

B. Pablo les indica que lo importante no son los dones de edificación personal sino aquellos que originan ministerios que ayudan a desarrollar la madurez espiritual de los cristianos, por eso le indica que mejor (notar RVR 60) era profetizar. En este caso, este don capacitaba al cristiano para animar, exhortar, consolar y edificar a sus hermanos.  (
Como identificar el Falso Mensaje Profético en nuestros días).

C. Hoy el desorden en el culto es más motivado por el sonido, la duración del culto y por el tipo de canciones que se canta y además por la gran manipulación a los oyentes. Esto tiene relación con el ritmo y con el contenido de las letras, que lleva a las personas a tratar de sentir el “gozo” “la paz” y la ‘presencia de Dios’ como resultado de la manipulación de los sentimientos.  Y ni hablemos de las profecías que lo único que hacen generalmente es tener palabras  halagüeñas para la gente, y que además generalmente dicen la gran frase: “es el tiempo de Dios para Argentina”.

 8. Errores DoctrinalesI Co. Capítulo 15.

A. El apóstol Pablo analiza la esencia del evangelio y la importancia fundamental de la resurrección como base para nuestra fe.

B. Hoy no tenemos en general problemas con estos temas, aunque algunos pueden no tener muy en claro algunos aspectos relacionados con la escatología. Nuestros problemas son  más sutiles y tienen relación con algunas filosofías que, también comenzaron en aquel tiempo y que hoy están relacionadas con la Nueva Era, el Relativismo Moral y Escritural, el sentir de Dios más que el obedecerle.

Ya no se predica un mensaje expositivo, como resultado se está generando una iglesia que busca lo sensorial, lo mágico, el regreso psicológico, el crecimiento rápido y mágico de la iglesia, ‘la loca manía de querer ‘mandar a Dios’ y además ‘hay que perdonar a Dios’; confesiones positivas, teología de la prosperidad, triunfalismo, maldición hereditaria, auto realización personal (éxito), sanidad interior; métodos que están siendo empleados para conseguir número de gente y no almas salvadas. Todo esto ya está entre nosotros en lugar de la virtud, el servicio, la responsabilidad y el estudio responsable de la Palabra de Dios.

 9. Problemas con las OfrendasI Co. 16:1-4 que dice: “1 En cuanto a la ofrenda para los santos, haced vosotros también de la manera que ordené en las iglesias de Galacia. 2 Cada primer día de la semana cada uno de vosotros ponga aparte algo, según haya prosperado, guardándolo, para que cuando yo llegue no se recojan entonces ofrendas. 3 Y cuando haya llegado, a quienes hubiereis designado por carta, a éstos enviaré para que lleven vuestro donativo a Jerusalén. 4 Y si fuere propio que yo también vaya, irán conmigo“.

A. Las ofrendas eran levantadas para un fin específico, no se manipulaba ni se extorsionaba a la gente para que diera. La ofrenda debía ser el resultado de una decisión personal y proporcional a sus ingresos.  “Cada uno dé como propuso en su corazón” -  2 Co. 9:7.

B. Hoy  notamos que en algunas iglesias lo económico es lo esencial, y lo sobresaliente, que usan textos fuera del contexto para motivar a que la gente de. Se enseñan errores doctrinales y teológicos  como lo relacionado con el evangelio de la prosperidad. La necesidad de recursos para cumplir sus proyectos es más importante que las almas perdidas y sus propias necesidades. Como resultado de algunas de estas maniobras “cristianas” algunos cristianos  fieles perdieron sus casas y bienes.

 10. Falta conocimiento de la Biblia y por lo tanto de Dios mismo.

A. En el libro de jueces leemos que después que murió Josué y toda su generación, se levantó otra generación que no conocía a Dios, ni las obras que él había hecho (Jueces 2:7-10 que dice: “7 Y el pueblo había servido a Jehová todo el tiempo de Josué, y todo el tiempo de los ancianos que sobrevivieron a Josué, los cuales habían visto todas las grandes obras de Jehová, que él había hecho por Israel. 8 Pero murió Josué hijo de Nun, siervo de Jehová, siendo de ciento diez años. 9 Y lo sepultaron en su heredad en Timnat-sera,en el monte de Efraín, al norte del monte de Gaas. 10 Y toda aquella generación también fue reunida a sus padres. Y se levantó después de ellos otra generación que no conocía a Jehová, ni la obra que él había hecho por Israel“.

El resultado de este doble desconocimiento determino que el pueblo fracasara espiritualmente, perdiendo de vista su misión y degenerándose como las naciones vecinas que les influenciaron, Jue. 2:11-15 que dice: “11 Después los hijos de Israel hicieron lo malo ante los ojos de Jehová, y sirvieron a los baales. 12 Dejaron a Jehová el Dios de sus padres, que los había sacado de la tierra de Egipto, y se fueron tras otros dioses, los dioses de los pueblos que estaban en sus alrededores, a los cuales adoraron; y provocaron a ira a Jehová. 13 Y dejaron a Jehová, y adoraron a Baal y a Astarot. 14 Y se encendió contra Israel el furor de Jehová, el cual los entregó en manos de robadores que los despojaron, y los vendió en mano de sus enemigos de alrededor; y no pudieron ya hacer frente a sus enemigos. 15 Por dondequiera que salían, la mano de Jehová estaba contra ellos para mal, como Jehová había dicho, y como Jehová se lo había jurado; y tuvieron gran aflicción“.

B. Hoy notamos un gran desconocimiento de las escrituras, lo que permite que permanentemente lleguen “Ungidos de Jehová” con nuevas enseñanzas sobre la vida cristiana, el culto, y el ministerio. Muchos pastores y líderes aceptan todo sin analizarlo a la luz de la Biblia.  Es más,  muchos no saben realmente lo que dice la Biblia sobre algunos de esos temas que, en ocasiones, traen nuevas experiencias, términos, y costumbres del Antiguo Testamento sin hacer una correcta interpretación exegética.

C. Esta realidad determina desconocimiento sobre Dios. Muchos Pastores y Líderes tienen a Dios como si fuera el genio de la “lámpara de Aladino” oran y mandan a Dios que haga tal o cual cosa y no cuando Dios considere oportuno para su gloria y según su voluntad, sino ahora, cuando ellos se lo reclaman y le ordenan..

D. El Infantilismo Espiritual de los miembros de las iglesias determina una peligrosa dependencia del pastor, quien se erige como “el sacerdote” entre ellos y Dios. La mezcla de infantilismo espiritual y analfabetismo bíblico origina pastores autoritarios y congregaciones sometidas y sumamente dependientes. Como resultado esos cristianos, que no investigan las Escrituras, que no tienen una mente crítica  y espiritual creen todo lo que  el pastor dice y enseña y se someten a sus arbitrios que, en ocasiones, determinan practicas fuera de doctrina.

E. Apreciamos que en las mayorías, de las iglesias no se enseña la Biblia, que las escuelas dominicales ya se están desapareciendo. Cada vez se expone menos la Biblia en nuestros pulpitos, y todo se agrava cuando llegan los “profetas” con sus profecías, y que además que  no son equilibrados emocionalmente y no están capacitados espiritualmente, y tienen para ellos el mismo o mayor valor que las escrituras.

 11. Viendo la Responsabilidad Pastoral en el A.T. y el N.T

Reyes algunos ejemplos y Sacerdotes algunos ejemplos.

Lo que dice la Biblia en el N.T.  Los pastores llegaron a ser con el correr de la historia los que tenían la responsabilidad de conducir a la iglesia, de alimentarla y guiarla a la madurez cristiana.

A. Advertencia de Pablo (Hch. 20:28.32) la iglesia seria afectada por pastores que surgirían dentro de la iglesia con otras doctrinas y practicas incorrectas y por otros que vendrían de afuera, que llegarían con nuevas opciones “doctrinas alternativas” que tratarían de alejarla del  verdadero evangelio.

B. Cuando le escribe a Timoteo puntualiza aspectos de carácter y de las enseñanzas de esos falsos maestros y líderes pseudos cristianos, I Ti. 4:1,2 ; 6:3,10; II Ti. 3:1-9.

C. Pablo le indica también a Timoteo que un buen ministro debe presentarse como un ejemplo de vida I Ti. 4:12. y le da instrucciones para que sea un buen ministro, I Ti. 4:1-16.

D. En la tercera carta de Juan encontramos el caso de un líder autoritario, Diótrefes (vss. 9 y 10) Este líder no aceptaba la ayuda de los enviados por Juan, criticaba al anciano apóstol y trataba de impedir que los lideres procedieran correctamente. La iglesia sufría las consecuencias de un líder carnal, (que paradójico) que trataba de mantener supremacía sobre los demás haciendo uso de la autoridad.

E. Podemos en forma general, que la iglesia no superara, mucho más de lo que es el pastor, por eso los pastores y su equipo es clave para el crecimiento espiritual de la iglesia.

F. La clave está en seguir el modelo de Jesús (Fil. 2:1-8) como lo hizo Pablo quien pudo decirles a los cristianos de su tiempo que siguieran su ejemplo de vida. (I Cor. 11:1, Filipenses 3:12-17)  Tenemos que volver a las Escrituras y Considerar con temor nuestra responsabilidad frente al Príncipe de los Pastores que nos pedirá cuentas de los que hicimos con el rebaño que puso bajo nuestra responsabilidad, como lo expresa Pablo en Hechos 20:28.

 - Conclusión
Frente a todo lo expuesto surge la gran urgencia de capacitar a los pastores y líderes para que lleguen a ser pastores como Dios desea y la gente necesita.

Debemos capacitar a la nueva generación de obreros, líderes y pastores conforme al modelo bíblico, y no a determinada denominación o institución. Es verdad que hay centenares de pastores de pastores que no quieren cambiar, no quieren estudiar y no permiten que sus obreros y líderes lo hagan. Esto no debe desanimarnos, bajo ningún concepto. Tenemos que trabajar con los pastores que quieren actualizarse, mientras motivamos a nuestra juventud para que considere el ministerio pastoral como un llamado divino que nos da el privilegio de pastorear la grey de Dios.

Tenemos que replantear los énfasis, las enseñanzas, y los contenidos de las predicas, para seguir edificando a la iglesia de Cristo.
[amen-amen.net/hector-leites

No hay comentarios: