Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2010

DIEZMOS Y OFRENDAS

Imagen
“Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde”. Malaquías 3:10

Debemos partir de la base que todo lo que tenemos es de Dios; nosotros mismos le pertenecemos y Dios nos ha reconocido como mayordomos de sus posesiones (1 Corintios 6:20; Romanos 12:1). Las palabras de David: “…todo es tuyo, y de lo recibido de tus manos te damos” (1 Crónicas 29:14) deberían reglar nuestras vidas.

El Antiguo Testamento y su Enseñanza

Partiendo de la base de que Dios es el dueño de todo (Génesis 14:22; Salmo 50:10) y ejemplo perfecto de Dador (Juan 3:16; Hechos 11:17; 1 Juan 5:11), los primeros hombres aprendieron a dar, pensando que era justo hacerlo y nunca demasiado. Desde el cordero de Abel en adelante el criterio sustentado por los ofrendantes fue el de traer lo mejor para Dios.
La practica del diezmo aparece mucho antes que lo esta…

UN LLAMADO URGENTE A TODOS AQUELLOS QUE TODAVÍA NO SON CREYENTES VERDADEROS EN CRISTO

Imagen
Texto extraído de: "La gloria de Cristo", John Owen. (Blog: Hora de ser real)
"Muchos son llamados y pocos escogidos" (Mat.22:14).
La tontería más grande del mundo consiste de dejar la consideración de nuestro estado eterno para algún punto futuro e incierto, al cual quizás nunca pudiéramos llegar.
No piense usted que debido a que profesa ser creyente y disfruta de las bendiciones externas del evangelio, usted pertenezca necesariamente a Cristo. Si usted descansa para su salvación en algún mérito personal o justicia propia, entonces usted está corriendo el riesgo de ser engañado eternamente (Mat.3:9).
Cristo no salvará a los pecadores que no se arrepientan de sus pecados. Esto sería negarse a sí mismo y actuar en forma contraria a su Palabra. No se engañe a sí mismo pensando que es de poca importancia el que acuda a Cristo o no. Si usted rehúsa hacerlo, este sería el acto más grande de odio en contra de Dios que usted pudiera realizar.
"¿Cómo escaparemos nosotros, …