Entradas

Mostrando entradas de enero, 2012

La Bienaventuranza de no Poseer Nada

Imagen
Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de Dios. Mateo 5:3
Antes que Dios creara al hombre, preparó para él un mundo lleno de cosas hermosas
para su sustento y deleite. Todo lo que Dios creó fue para el bienestar del hombre, pero era indispensable que todo estuviera subordinado a él. El Génesis las llama simplemente “cosas.” Fueron creadas para su uso y siempre debían ser
externas a él. Allá en lo profundo del corazón del hombre debía haber un sitio ocupado únicamente por Dios; afuera, podían estar los mil dones conque Dios lo había bendecido.
Pero el pecado introdujo complicaciones, e hizo que los dones de Dios se
convirtieran en instrumentos dañinos para el alma.
Nuestros infortunios comenzaron cuando Dios fue “forzado” a salir de su santuario, y las
“cosas” ocuparon su lugar. Por eso no tenemos paz, porque hemos quitado a Dios
del trono de nuestro corazón, y tenaces y agresivos usurpadores pelean por el
primer lugar.
Esto no es una simple metáfora, sino el análisi…

¿Vive el cristiano libre del «amor al dinero»?‏

Imagen
Pablo aclara que «raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual
codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos
dolores» (1 Timoteo 6:10). Como ya sabemos, muchos líderes de sectas o
semi-sectas viven vidas hipócritas. Al investigar el origen de los problemas,
en la mayoría de los casos todo comenzó con amor al dinero; incluso muchos se
están haciendo ricos.

Pedro instruye a que el líder bíblico y el cristiano no sirva a la iglesia «por
ambición al dinero» (1 Pedro 5:2) Uno de los requisitos de los líderes
de la iglesia es ser «desinteresados en cuanto al dinero»
(1 Timoteo 3:3) Pablo condena a los avaros (1 Corintios 6:10) e instruye a la
iglesia a «ni comer» con ellos (1 Corintios 5:11). El apóstol menciona
que los sectarios enseñan falsa doctrina «para obtener ganancias mal habidas»
(Tito 1:11) y que usan la religión «como una fuente de riqueza» (1
Timoteo 6:5) ¿Las consecuencias?

«…los que quieren hacerse ricos caen en la tentación como en una trampa, y
se ven…