Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2013

TRIBUNAL DE CRISTO.

Imagen
“Porque todos compareceremos ante el tribunal de Cristo” (Ro. 14:10).

         El traslado de la Iglesia, o arrebatamiento, abre una nueva dimensión para los creyentes, que dejan de ser extranjeros y peregrinos en este mundo, para pasar al disfrute de la herencia eterna reservada para ellos en los cielos (1 P. 1:3-5). La transformación necesaria para ello se inicia con la de los cuerpos, bien en la resurrección de los que durmieron en Cristo, como por la transformación de los vivos en ese momento (1 Ts. 4:16-17). Pero, la glorificación de la iglesia exige la limpieza de aquellas impurezas que, durante su peregrinación, ha manifestado. En la presencia de Dios no puede haber ningún tipo de contaminación, por lo que la limpieza de ella es necesaria. Esto ocurrirá en el examen ante el Tribunal de Cristo. De ahí saldrá una Iglesia gloriosa y resplandeciente, de modo que pueda cumplirse lo que Pablo enseña: “sin mancha ni arruga ni cosa semejante” (Ef. 5:27). Limpia y ya incontaminable, ser…