Entradas

Mostrando entradas de enero, 2011

Buena musica para Dios

Imagen
Un concierto que estremeció el corazón de Dios, fue el de Pablo y Silas

Hechos: 16:16-34

Lo que aconteció aquella noche alejados de las luces y el glamour, en medio de la inmundicia que los rodeaba; donde dos siervos de Dios presentaron un concierto que estremeció su corazón.

Ellos hicieron brotar la belleza de su adoración, elevándose como un grato incienso, perfumando la hediondez de aquella cárcel hacinada y pestilente.

Cuando leemos en las Escrituras la descripción de las circunstancias que rodeaban a Pablo y Silas Surge una pregunta: ¿Puede un hombre o una mujer adorar a Dios después de tal humillación? Si leemos los versículos del 22 al 24 y especulamos un poco respecto a los sentimientos que invadían sus mentes puedo imaginar la vergüenza y humillación que les inundaba al verse con sus ropas hechas jirones por la actitud violenta con que los desnudaron, la sensación de rabia y deseo de venganza que brotaba de sus corazones después de cada chasquido de la vara sobre sus espaldas, no…