Poodwaddle 2010 Word Clock

jueves, 17 de abril de 2014

Semana Santa: Eventos de la Semana de la Pasión de Cristo

Estamos próximos a pasar otro año más por la Semana Santa, y no quería dejar de lado los acontecimientos o eventos que se dieron en esta semana llamada de la Pasión de Cristo. A veces como pastores y líderes no entendemos muy bien la secuencia de eventos que se presentaron la semana en que Jesús fue crucificado, y nosotros deberíamos saberlos muy bien. Por esta razón quiero dejarte hoy mi hermano pastor y amigo una relación de la secuencia de eventos de la semana de la pasión. Sería MUY bueno para tu crecimiento leer detenidamente cada versículo bíblico escrito en abreviaturas, cada uno de ellos tiene una link el cual te llevará a la cita bíblica marcada.
Esperamos de todo corazón te sirva y puedas utilizarla en tu iglesia o grupo de reunión, como obreros necesitamos estar preparados y entender BIEN estos acontecimientos para poder predicar en estas fecha de “Fiesta”.
Oro por ustedes para que nuestro Dios y Padre de un Espíritu de sabiduría y revelación en el conocimiento de Él, alumbrando los ojos de su entendimiento. Que en esta Semana Santa puedas compartir con los demás que, lo que Dios desea es que el pecador acepte a su hijo Jesús con el salvador provisto por nuestros pecados. Y para ti que eres cristiano no olvides que Dios NO QUIERE una “Semana Santa” si no una VIDA SANTA!
Mil Bendiciones y te dejo a continuación los eventos en una manera cronológica de la Semana de la 
Pasión de Cristo.

Domingo de ramos
- Cristo entra en Jerusalén: Mat 21:1-11Mar 11:1-10Lucas 19:28-44;JUAN 12:12-19

Lunes
- La segunda limpieza del templo: Mateo 21:12-17Mar 11:15-18Lucas 19:45-48

Martes
- La higuera estéril: Mat 21:18-22Mar 11:11-14, 19-23
- El interrogatorio de los jefes de los sacerdotes: Mat 21:23-27; Mar 11:27-33Lucas 20:1-8
- Parábola de los dos hijos: Mat 21:28-32
- Parábola de los labradores malvados: Mat 21:33-46Mar 12:1-12; Lucas 20:9-18
- El dinero del tributo: Mateo 22:15-22; Mar 12:13-17Lucas 20:20-26
- Refutó a los saduceos: Mat 22:23-33Mar 12:18-27Lc 20,27-40
- El gran mandamiento: Mat 22:34-40Mar 12:28-34
- Hijo de David y Señor de David: Mat 22:41-46Mar 12:35-37Lucas 20:41-44
- La hipocresía y la ambición de los fariseos: Mat 23:1-39; Mar 12:38-40;Lucas 20:45-47
- La viuda del ácaro: Mar 12:41-44Lucas 21:1-4
- Predicción de la segunda venida de Cristo: Mat 24:1-51Mar 13:1-37Lucas 21:5-36
- La parábola de las diez vírgenes: Mat 25:1-13
- El juicio final: Mat 25:31-46
- Griegos visitan a Jesús. Voz del cielo: JUAN 12:20-36
- La sentencia de la incredulidad: JUAN 12:37-50
- Última pascua. Conspiración de Judios: Mat 26:1-5Mar 14:1,2Lucas 22:1,2
- Judas Iscariote: Mat 26:14-16Mar 14:10, 11Lucas 22:3-6

Jueves
- Contención de los apóstoles: Lucas 22:24-30
- La caída de Pedro predicción: Mat 26:31-35Mar 14:27-31Lucas 22:31-39JUAN 13:36-38
- Último discurso. La salida. El Consolador: JUAN 14:1-31
- La vid y los sarmientos. Permaneciendo en el amor: JUAN 15:1-27
- El trabajo del Consolador en los discípulos: JUAN 16:1-33
- La oración de Cristo por ellos: JUAN 17:1-26

Viernes Santo
- Cristo ante Anás y Caifás. La negación de Pedro: Mateo 26:57, 58, 69-75;Mar 14:53, 54, 66-72; Lucas 22:54-65JUAN 18:12-27
- Cristo ante el Sanedrín: Mat 26:59-68Mar 14:55-65Lucas 22:66-71
- Cristo ante Pilatos: Mateo 27:1, 2, 11-14; Mar 15:1-5Lucas 23:1-6JUAN 18:12-28
- La muerte del traidor: Mat 27:3-10
- Cristo ante Herodes: Lucas 23:7-12
- La acusación y la condena: Mat 27:15-26Mar 15:6-15; Lucas 23:13-25;JUAN 18:29; 19:16
- Tratamiento de los soldados: Mat 27:27-31Mar 15:16-20Lucas 23:36,37;JUAN 19:1-3
- La madre de Jesús en la cruz: JUAN 19:25-27
- Vituperios y burlas: Mat 27:39-44Mar 15:29-32Lucas 23:35-39
- El malhechor penitente: Lucas 23:40-43
- La muerte de Cristo: Mat 27:50Mar 15:37Lucas 23:46; 19:28-30
- La oscuridad y otros portentos: Mat 27:45-53Mar 15:33-38Lucas 23:44,45
- Los transeúntes: Mat 27:54-56; Mar 15:39-41Lucas 23:47-49
- El lado perforado: JUAN 19:31-37
- El guardia del sepulcro: Mat 27:62-6628:11-15

Domingo de Resurrección
Publicado por: Pastor Carlos Vargas Valdez

Devocionales Cristianos org.

viernes, 21 de marzo de 2014

PRIMAVERA, VERANO, OTOÑO o INVIERNO...

Las estaciones de la vida

Como el ciclo de la naturaleza -primavera, verano, otoño e invierno – la vida tiene un ciclo natural. Cada parte del ciclo es necesaria. Necesitamos invierno para que las plantas y tierra puedan descansar e hibernar. Cuando esto ocurre, la renovación de la primavera puede ser de lo más gloriosa.
Lo mismo es verdad de nuestras vidas espirituales y de la iglesia. Nuestras vidas pasan por estaciones que nos preparan para servir a Dios de las maneras únicas para esa edad. En cada fase, podemos mantener las calidades necesarias para honor del Señor.
Salomón declaró que hay un tiempo para nacer y un tiempo para morir (Eclesiastés 3: 1-8). Entre esos dos hitos están las oportunidades para servir. David repasó lo que había observado en la vida. Aunque él fue una vez joven, declaró, “Joven fui, y he envejecido, y no he visto justo desamparado, ni su descendencia que mendigue pan.” (Salmos 37:25).
El tiempo es precioso “Los días de nuestra edad son setenta años; y si en los más robustos son ochenta años, con todo, su fortaleza es molestia y trabajo, porque pronto pasan, y volamos.” (Salmos 90:10).
Necesitamos usar nuestro tiempo sabiamente porque es un recurso finito. “cuando no sabéis lo que será mañana. Porque ¿qué es vuestra vida? Ciertamente es neblina que se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece.” (Santiago 4:14).

Primavera: Preparación Y Desarrollo Para La Vida
Salomón dice que hay un “tiempo para nacer” (Eclesiastés 3:2). La primavera se caracteriza por un estallido de energía, crecimiento y belleza. Para los humanos es un tiempo de desarrollo. Empieza con los años de niñez inocente y se extiende a los años de adolescencia, cuando la gente joven empieza a descubrir sus intereses y talentos. Ellos se sorprenden a menudo al encontrar que pueden hacer muy bien varias cosas; éste es un empujón necesario a su confianza en sí mismos.
En sus tempranos 20s, están preparándose para la vida – en la universidad, quizás, desarrollando las habilidades que necesitarán para su profesión. Incluso Jesús progresó de esta manera. “Y Jesús crecía” nos dice “en sabiduría y en estatura, y en gracia para con Dios y los hombres.” (Lucas 2:52).
La primavera también es un tiempo para la preparación espiritual cuando vemos el temprano florecimiento de los talentos de nuestra gente joven. Estos talentos han sido desarrollados a través del cuidado de los padres, maestros de clases de Biblia y otros. Las iglesias cometen un grave error cuando no creen que los jóvenes sean dignos de la oportunidad para enseñar en las clases de niños, dirigir cantos y desarrollar sus talentos.
Los líderes de la iglesia deben hacer las oportunidades disponibles, tal como las pasantías y campañas de verano para Cristo. Debemos apoyar de buena gana a la gente joven cuando ellos demuestran un interés en estas oportunidades. Este es un medio para que ellos aprendan a desarrollar un hábito perpetuo de servir.
Permítales creer que el compromiso con una congregación es la norma. ¡No les permita saber que la cuenta de sus ancianos ha descubierto que usted puede venir el domingo por la mañana solamente y permitirle a otras personas llevar la carga del trabajo, servicio, crecimiento de la iglesia! Para el tiempo en que ellos descubran esto, estarán en el hábito de servir de todas maneras.
Salomón nos alerta “Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud…” entonces no nos iremos de Él cuando seamos viejos (Eclesiastés 12:1). Desde el principio, nuestra gente joven debe poner el mismo énfasis en la excelencia mientras sirve al Señor como debe poner en otras áreas de sus vidas. “Todo lo que te viniere a la mano para hacer, hazlo según tus fuerzas…” (9:10). Su motivación para desarrollarse debe ser el honor que esto dé a Dios.
Si resulta que usted es bueno para construir armarios, hágase el mejor fabricante de armarios que pueda ser y use esa destreza para Dios. Si usted es un director de cantos, use cada oportunidad para aprender más sobre el arte. Si usted tiene la habilidad del comunicarse con los niños, entonces desarrolle esa habilidad y ¡llévelos a Cristo Jesús!
Nunca tenga una actitud como “esto es suficientemente bueno”. ¡Dé lo mejor que usted tenga para Dios, no las sobras! Un viejo profesor mío decía, “Cuando viene a servir al Señor, no hay tal cosa como ser sobre-preparado”.

Verano: La Flor De La Vida
Verano es la principal estación creciente. Usted puede imaginarse al maíz creciendo en los días calientes y noches de verano calurosas y el césped creciendo alto. Esto no es necesariamente la flor de la vida espiritual, sin embargo. Porque a diferencia de la gimnasia de mujeres, ¡no alcanzamos la cumbre espiritualmente en nuestra temprana adolescencia!, pero en términos de fuerza física y vigor juvenil,  los años entre 26 y 45 son caracterizados por gran actividad.
“El que fue sembrado entre espinos, éste es el que oye la palabra, pero el afán de este siglo y el engaño de las riquezas ahogan la palabra, y se hace infructuosa.” (Mateo 13:22). A veces estos años son un tiempo de distracción. Con un romance, familia y los años tempranos de una profesión, nos acosamos y nos desviamos, como Marta (Lucas 10: 41-42).
Cuando usted empieza una profesión, lo hace para ir al fondo de la carrera. Toma algún tiempo, sin embargo, como un padre joven, servir en la iglesia entrenando a sus niños espiritualmente. “ …criadlos en disciplina y amonestación del Señor.” (Efesios 6:4). Levantar a una familia es parte de su proceso de maduración tanto como de sus niños. No sólo cría mejor a los niños en el Señor; ¡esto hace mejor a los padres!

Otoño: Trabajar Más Inteligentemente
En muchas maneras, entre las edades de 46 y 60, puede ser considerado la flor espiritual de su vida.  La sabiduría continuará (o debe continuar) creciendo, pero ésta es la era cuando usted puede combinar la sabiduría con la energía.
Usted empieza a tomar alguna dirección en la comunidad, en el lugar de trabajo y en la iglesia. (Esto es, si usted ha hecho más que simplemente envejecer – si usted también está creciendo más sabio y más piadoso). Usted no puede permitirse el lujo de estar como los hebreos en el momento de la escritura de la epístola “debiendo ser ya maestros” (Hebreos 5: 12-14) todavía no habían crecido lo suficiente. ¡Había pasado tiempo cronológicamente, pero el proceso de maduración no había ocurrido!
“Para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error” (Efesios 4:14). ¿Qué características debe exhibir la madurez? Debe demostrar estabilidad espiritual y emocional.
¿Es su cristianismo un buque de rueda, o puede la iglesia depender de usted día a día, semana a semana? Debemos tener la habilidad de ver a través de las pantallas de humo de la falsa enseñanza y religión para ver. Jóvenes cristianos podrían ser engañados, pero nosotros podemos ver más allá.
Aquí está mi desafío a mis compañeros: ¿Está usted listo para dirigir al pueblo de Dios? Tenemos tanto tiempo para menospreciar a nuestros ancianos, los dirigentes. ¿Estamos listos? ¿Cuándo es tiempo para empezar a prepararnos?
El peligro en esta estación es si aquéllos de nosotros se encuentran pasando a las posiciones de poder cuando no nos hemos verdaderamente desarrollado. ¿Qué está haciendo espiritualmente? ¿Está usted volviéndose emocional y temperamentalmente maduro? ¿Se dedica a Dios y a la iglesia? En la iglesia tendrá la dirección; la única pregunta es qué tanto; ¿Maduro? ¿Dedicado? ¿Generoso? ¿Bíblico?

Invierno: Tiempo, Tiempo, Tiempo
Miembros de 60 o más son el gran recurso sin usar de la iglesia. Piense en la demografía. Más y más personas mayores son jubiladas cada vez. Ellos están razonablemente en buena salud. Y son, o deben ser, espiritualmente maduros.
Uno podría conjeturar un período de 10 a 20 años de servicio productivo para Cristo en este grupo demográfico. ¡Un recurso para el Señor!
Siempre hemos tenido este tipo de personas. Siempre nos hemos beneficiado de ancianos que estaban deseosos de servir en la iglesia. “Andad sabiamente para con los de afuera, redimiendo el tiempo.” (Colosenses 4:5).
¡Si usted no está consciente en esta era de la brevedad de la vida, entonces usted no está pensando! ¡El tiempo es corto! Siempre fue una simple cuestión de años comparado con la eternidad, pero esto es cierto especialmente ahora. Viva sus días como si ellos fueran sus últimos (usted siempre debe hacerlo, pero especialmente ahora). Dios le ha dado otra oportunidad para arrepentirse. Él le ha dado otra oportunidad para perdonar. ¡Él le ha dado otra oportunidad para servir! ¡Use este tiempo sabiamente!

UNA DIRECCIÓN, NO UN CÍRCULO
Aunque pasamos por las estaciones de la vida, un ciclo, la vida tiene un fin. Está acercándose hacia un clímax. El juez de toda la tierra nos hará responsables por la manera en que usamos nuestras oportunidades y talentos. ¿Cómo evaluará El nuestros esfuerzos? Esa es la gran pregunta de la existencia humana.
- Stan Mitchell

ConPoder.com

lunes, 18 de noviembre de 2013

111 ANIVERSARIO DEL HOGAR NICOLÁS LOWE DE MERCEDES Bs. As.

Palabras pronunciadas por el ex alumno, pastor Juan Carlos Aranda
Breve Reseña
Hay seres humanos que a lo largo de su historia dejan a su paso vidas dignas de destacar Me refiero a la vida y obra de Nicolás Lowe, más conocido como Nicolás, o don Nicolás; un destacado mercedino, por adopción, (nació en Irlanda el 18/3/1827) reconocido no solamente por su actividad comercial sino por su filantropía.
Hay quienes pasan su vida acarreando sueños que jamás llegan a concretarse. A Nicolás Lowe le correspondió el legítimo orgullo de hacer realidad muchos de sus sueños.  Don Nicolás era hacendado (dedicado a la crianza del ovino)  fundador de la Sociedad Rural de Mercedes, fundador de un banco local  por mencionar algunos ejemplos ya que la lista es muy amplia.
Y uno de ellos, tal vez el más caro a su corazón, fue el Hogar para la niñez carenciada "El  INSTITUTO LOWE" y dado a sus profundas convicciones cristianas construyo el templo Metodista local.  El Hogar Lowe se inauguró en el año 1902  pero antes en el año 1893 había fundado el “Instituto Nicolás Lowe de Artes y oficios”  la idea primigenia de don Nicolás fue la de construir una escuela agrícola (1918) donde se trasladó el instituto (1922)  en Av. República de Chile y calle 50.
El Mensaje del Evangelio
Me pregunto: ¿Qué es lo que impulso a Don Nicolás a tener una vida dedicada a servir y amar a su prójimo y en especial a los niños carecientes? ¿Cuál eran sus intereses?, podríamos enunciar muchas preguntas similares y la respuesta es una, fue un fiel cristiano con todas las letras; había comprendido el mensaje del evangelio y por lo tanto lo vivía intensamente.
Mateo 22:36-40  “Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento en la ley? Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y el grande mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas”.
Al igual que Lowe, -quien les habla y muchos de los presentes hemos  encontrado en el amor de Dios el motor impulsor para agradar al Señor y servirle de muchas y diferentes maneras. Él nos dice:
Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.
El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.(Juan 3:16-18).
Este versículo revela el corazón y el propósito de Dios.
1) El amor de Dios basta para abrazar a todas las personas, es decir, “al mundo” el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad. (1 Timoteo 2:4.
2) Dios “ha dado” a su hijo como una ofrenda por el pecado sobre la cruz.
3) El “creer” incluye tres elementos principales:

(a) El convencimiento pleno de que Cristo es el Hijo de Dios y el único Salvador de esta humanidad perdida;
(b) una comunión con Cristo que incluye entrega y obediencia a Él  “El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él” Juan 14:21
(c) una absoluta confianza de que Cristo puede y quiere llevar al creyente a la salvación y comunión con Dios en el cielo.
4) “Pierda” no indica la muerte física sino la terrible realidad del castigo eterno
“Y no Temáis a los que matan el cuerpo, mas al alma no pueden matar; temed más bien a aquel que
 puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno” Mateo 10:28.
5) La “vida eterna”  es el regalo de Dios para todo el que nace de nuevo.
Conclusión:
-          Si preguntara en esta noche –Crees en Dios-  -Crees en Jesús- estoy seguro que todos o la mayoría estaría de acuerdo, pero es algo muy diferente creer que recibir o aceptar.
-          ¿Quién en esta noche manifestara creer en Cristo Jesús?
-          ¿Quién abrirá su corazón y dejara entrar al Señor Jesús como su único y suficiente salvador?
Nicolás Lowe  durante toda su vida dijo a los cuatro vientos que él tenía la seguridad de la salvación en Cristo Jesús y lo expreso en toda su vida a través de sus acciones que hablaron mucho más alto que sus propias palabras, manifestó muchísimo amor hacia su nueva patria vivió y murió siguiendo siempre una conducta cristiana intachable, como dice el himno 725, su preferido del himnario inglés:
¡MÁS CERCA, OH DIOS, DE TI!

¡Más cerca, oh Dios de Ti, más cerca, si!
Aunque una dura cruz me oprima a mí,
Será mi canto aquí; ¡Más cerca, oh Dios, de Ti!
¡Más cerca, si, más cerca, si!

La escala sigo yo que al cielo va;
Por gozo o por dolor quiero ir allá.
Un ángel venga a mí para ir con él a Ti,
¡Más cerca, si, más cerca, si!

Y si cual Israel, rendido el pie,
En piedra de Betel me recosté,
En sueños aun te vi y estuve junto a Ti.
¡Más cerca, si, más cerca, si!

Y luego al despertar Te alabaré;
De gracias un altar levantaré.
Mi corazón allí más cerca está de Ti,
¡Más cerca, si, más cerca, si!

Y cuando al fenecer volando allá
Con inmortal placer Te vea ya,
Mi canto será allí; Más cerca oh Dios de Ti,
¡Más cerca, si, más cerca, si!

Nicolás Lowe nació el 18 de marzo de 1827 en Lower Granard, condado de Cork (Irlanda) y falleció en Mercedes el 16 de noviembre de 1902


Fue una de esas vidas que dulcemente obligan a creer en Dios
 











domingo, 10 de noviembre de 2013

LA SANTA CENA

LA ÚLTIMA CENA
Lectura: Mateo 26:17-29
Introducción:
                Comienza en este capítulo la narración de la pasión y muerte de nuestro Señor Jesús. Esta narración ocupa una parte muy considerable en los cuatro evangelios, en el presente capitulo tenemos el complot contra Jesús, su unción en Betania, la institución de la Cena del Señor, el anuncio de las negaciones de Pedro, la oración agónica en Getsemaní, él, arresto de Jesús, su presentación ante el sanedrín y termina con las negaciones de Pedro. Después de Lucas 1, es él capítulo más largo del Nuevo Testamento. 
La Preparación de la Pascuas
                Los discípulos daban por seguro que su maestro comería la Pascua, a pesar que era perseguido por los principales sacerdotes  que le buscaban para matarle, ¿Dónde quieres que hagamos los preparativos?. Él les envió a cierto hombre (18), quien probablemente era su amigo y seguidor, y a su casa se invitó a sí mismo e invito a sus discípulos.
                Decidle; mi tiempo está cerca. Quiere decir el tiempo de su muerte. El hombre no conoce su tiempo (Eclesiastés 9:12), y por eso debe estar siempre vigilante. El Señor sabía que su hora estaba llegando. Quien hospeda a Cristo en su corazón, conocerá los secretos de Cristo.
                Decidle: …en tu casa voy a celebrar la Pascuas. Esto era una muestra de su autoridad, como Señor, no rogó, sino que ordeno el uso de esa casa para Su propósito. De mismo modo, cuando Cristo por su Espíritu, viene a nuestro corazón, pide ser admitido como quien es dueño del corazón y no puede ser negado.
                Los discípulos hicieron los preparativos (19) y comieron la Pascua conforme a la ley (20)  debían tomar un cordero por familia, ellos eran la familia de Cristo; se sentaron los doce sin exceptuar a Judas.   (Judas participa de la cena Pascual, pero no participo de la Santa Cena; fue en la cena Pascual que el Señor da el pan mojado en su plato para identificar al traidor y seguidamente lo invita a realizar lo que debía hacer pronto, entonces Judas se retira del cenáculo y seguidamente Jesús instituye la Cena del Señor Juan 13:21-30)
El orden de los eventos en la noche de la cena pascual parece haber sido el siguiente: 1) El Señor y sus discípulos toman sus respectivos lugares en la mesa; 2) la contención sobre quién sería el mayor; 3) el lavamiento de los pies; 4) la identificación de Judas como el traidor; 5) el retiro de Judas; 6 ) la institución de la Santa Cena; 7) las palabras de Jesús mientras están todavía en el cenáculo; 8) las palabras de Jesús pronunciadas entre el cenáculo y el huerto (parece probable que El pronuncio la oración sumo sacerdotal después de haber llegado al huerto); 9) la agonía en el huerto; 10) la traición y el arresto; 11) Jesús comparece ante Caifas; 12) la negación de Pedro.
                De cierto os digo que uno de vosotros me va a entregar (21). Cristo lo sabía, nosotros no sabemos las aflicciones que nos esperan, ni de dónde nos vendrán, pero Cristo lo sabía todo. Es una muestra de su gran amor el que conociese todas las cosas que le iban a suceder y que con todo no sé hecho atrás.
                Entristecidos en gran manera  (22). Les afligía mucho el saber que su maestro iba a ser entregado; cuando al principio se lo dijo a Pedro, este le dijo: en ninguna manera te suceda esto (16:22). Lo que más le afligía era la incertidumbre de quién de ellos iba a cometer tal acción.
                ¿Soy yo, Señor? No sospechaban de Judas, aunque era ladrón. Se inclinaban a sospechar de sí mismo, sentían su propia debilidad, y por eso preguntaban al Maestro, quien nos conoce mejor que nosotros mismos: ¿Soy yo, Señor? No sabemos cuan fuerte pueda ser la tentación que nos acometa y hasta donde podría llegar sí Dios no nos tomara de su mano; por ello no debiéramos “tener más alto concepto de sí mismo que el que debemos tener” (Romanos 12:3), bueno sería reconocer o aceptar nuestras limitaciones y ser temerosos de Dios.
                El que mete la mano conmigo en el plato, este me va a entregar (23). ¡Que ingratitud, la de comer con Cristo en el mismo plato y traicionarlo! – para que se cumpla la escritura – al traidor le saldría muy caro su accionar: ¡Más le valdría a este hombre no haber nacido!  Aun cuando Dios cumpla sus propósitos por medio de los pecados de los hombres no por eso es menos desafortunado la condición del pecador.
                ¿Soy yo, maestro? (25). Judas, bien sabía que era el traidor, pero quería aparentar ser ajeno al complot. Muchos que se sienten condenados por su propia conciencia se las arreglan para justificarse delante de los hombres, y poner buena cara para decir ¿Acaso soy yo? Cristo contesta pronto Tú Lo has dicho. Esto era suficiente para romper el acuerdo al verse descubierto por el Señor; pero su corazón estaba perversamente endurecido.
Jesús Instituye la Santa Cena
                Cuando fue instituida: Mientras comían. (26) Al final de la cena pascual. Cristo es nuestro sacrificio pascual, por el cual se realizó la redención: porque nuestra pascua, que es Cristo, ya fue sacrificada por nosotros (1 Corintios 5:7).
                El cuerpo de Cristo es simbolizado y representado por el pan. Anteriormente (Juan 6:35) había dicho: Yo soy el pan de vida. Así como la vida del cuerpo es sustentada con pan, así también la vida del alma es sustentada por medio Cristo.
                Pronuncio la bendición sobre él, separándole para un uso especial mediante oración y acción de gracias.
Lo partió. El cuerpo de Cristo fue roto por nosotros, a fin de que pudiésemos obtener el perdón de nuestros pecados: Él fue herido por nuestras transgresiones (Isaías 53:5).
Lo dio a sus discípulos, Tomad comed; este es mi cuerpo. “Tomad comed recibid a Cristo como Él os es ofrecido”. El Creer en Cristo se expresa mediante él recibirle (Juan 1:12) “Más a todos los que le recibieron a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”, y comerle Juan 6:57-58 “…El que come de este pan vivirá eternamente”. Mirar un plato de comida no nos alimentara, es necesario comerlo para sentirnos satisfechos, de igual manera pasa con el evangelio de Jesucristo.
La sangre de Cristo esta simbolizada y representada en el vino (27-28) Tomando la copa y habiendo dado gracias les dio diciendo: bebed de ellas todos. El Señor nos invita a todos a su mesa.
Es mi sangre del nuevo pacto. El pacto que Dios hizo con nosotros, y todos los beneficios y privilegios que comporta, se deben a los méritos de la muerte de Cristo. 
Es derramada por muchos. Por los pecados de todo el mundo (1Juan 2:2).
Para remisión de los pecados  es decir para obtener el perdón de los pecados a nuestro favor. El perdón de los pecados es la gran bendición que, en la Cena del Señor, vemos impartido a todos los verdaderos creyentes, y es fuente de perpetuo consuelo.

No beberé más de este fruto de la vid, pero les asegura que un día volverá a reunirse con ellos en el reino del Padre.

martes, 1 de octubre de 2013

TRIBUNAL DE CRISTO.

“Porque todos compareceremos ante el tribunal de Cristo” (Ro. 14:10).

         El traslado de la Iglesia, o arrebatamiento, abre una nueva dimensión para los creyentes, que dejan de ser extranjeros y peregrinos en este mundo, para pasar al disfrute de la herencia eterna reservada para ellos en los cielos (1 P. 1:3-5). La transformación necesaria para ello se inicia con la de los cuerpos, bien en la resurrección de los que durmieron en Cristo, como por la transformación de los vivos en ese momento (1 Ts. 4:16-17). Pero, la glorificación de la iglesia exige la limpieza de aquellas impurezas que, durante su peregrinación, ha manifestado. En la presencia de Dios no puede haber ningún tipo de contaminación, por lo que la limpieza de ella es necesaria. Esto ocurrirá en el examen ante el Tribunal de Cristo. De ahí saldrá una Iglesia gloriosa y resplandeciente, de modo que pueda cumplirse lo que Pablo enseña: “sin mancha ni arruga ni cosa semejante” (Ef. 5:27). Limpia y ya incontaminable, será adornada con las “acciones justas de los santos”, a modo de vestido de bodas, “limpio y resplandeciente” (Ap. 19:8), habiendo recibido también las recompensas personales dadas a los creyentes victoriosos en su vida terrenal.

I. EL TRIBUNAL DE CRISTO.

         La Biblia enseña que todo creyente comparecerá ante el Tribunal de Cristo (Ro. 14:10; 2 Co. 5:10). Al leer los pasajes se aprecia que la comparecencia será ineludible: “debemos”; será general “todos nosotros”; será pública “seremos manifestados”; habrá un juez señalado ya: “Tribunal de Cristo”; tendrá lugar un examen de “lo que haya hecho en el cuerpo”; también habrá recompensas personales “cada uno recibirá”.

a) Detalles del acontecimiento (1 Co. 3:9-15).

1. Palabras que lo definen. El texto griego usa dos palabras que se traducen como tribunal.
 a) Kriterion, que aparece tres veces en el N. T., ninguna aplicable al Tribunal de Cristo y que significa el instrumento o medio para probar una cosa. b) Bema, que figura doce veces en el N. T., dos de ellas en referencia directa al Tribunal de Cristo (Ro. 14:10; 2 Co. 5:10), y se usa para describir la posición elevada del que juzga.

         Es necesario entender que el Tribunal de Cristo, no tiene relación alguna con el Trono Blanco, llamado generalmente juicio final (Ap. 20:11).

2. Tiempo del acontecimiento. El Tribunal de Cristo ocurrirá inmediatamente después del traslado de la Iglesia. Las razones bíblicas son evidentes: a) Las recompensas están asociadas a la resurrección (Lc. 14:13-14) y la resurrección es parte integral del traslado(1 Ts. 4:16b). Cuando la iglesia regrese con Cristo a la tierra para reinar ya ha sido recompensada (Ap. 19:8). Las acciones justas, plural, no es la acción de la justicia imputada de Cristo, sino el modo de vida de los cristianos. Las recompensas tienen que producirse entre el arrebatamiento y la Segunda Venida.

3. Lugar del Tribunal de Cristo. Tiene que ser necesariamente en la esfera celestial (1 Ts. 4:17). El mismo apóstol señala el lugar del acontecimiento para todo creyente como fuera de este mundo (2 Co. 5:8).

4. El Juez. Cristo ocupa el lugar judicial en Su tribunal (2 Co. 5:10). El apóstol Pablo usa una frase muy enfática: “Todos compareceremos ante el tribunal de Cristo” (Ro. 14:10). En los originales los mss. más fiables se lee en lugar de tribunal de Cristotribunal de Dios, lo que remarca la condición divina del Señor. Cristo tiene que ser el juez ya que Dios entregó todo juicio en sus manos (Jn. 5:22, 27). La grandeza del juez se manifiesta como Aquel que tiene el nombre que es sobre todo nombre, ante cuya grandeza se dobla toda rodilla (Fil. 2:9). Es además un juez justo (2 Ti. 4:8), y un juez que no juzga por apariencia (Ap. 1:14). Sus ojos como llama de fuego lo sondean todo y su luz lo ilumina todo (1 Co. 4:5). Sin embargo, es un juez lleno de amor hacia los que son juzgados (Gá. 2:20; Ef. 5:25b).

5. Los juzgados. Solo pueden ser los creyentes de la iglesia. El pronombre personal “nosotros” lo evidencia (2 Co. 5:10). Es interesante notar que en el Tribunal de Cristo comparecen los que antes se atrevieron a juzgar a los hermanos (Ro. 14:10). Sólo son hermanos los hijos del mismo Padre.

6. El examen de ese juicio. No es asunto de salvación o de perdición para el creyente. Éste, bajo la gracia, no vendrá a juicio por el pecado que  ha sido extinguido por Cristo (Jn. 3:18; 5:24; 6:37; Ro. 5:1; 8:1; 1 Co. 11:32). Los pecados pasados, presentes y futuros fueron cargados sobre Cristo en la sustitución vicaria por el pecador convertido (Col. 2:13). El examen será en relación con su vida y su servicio a Dios, de lo que el creyente tiene que dar cuenta (2 Co. 5:10). El creyente ha sido comprado por Dios (1 Co. 6:19-20). Por esta causa ha dejado de pertenecer al mundo para convertirse en siervo de Dios (Ro. 6:18). La evidencia de toda conversión genuina tiene que ver con el servicio (1 Ts. 1:9). El creyente tiene una responsabilidad para su vida actual (Ro. 6:22). El examen está íntimamente relacionado con la determinación de la recompensa o de la pérdida de su obra (1 Co. 3:13-14). Comparecen para dar cuenta de su administración, como siervo a quien se le ha encomendado un ministerio (Ro. 14:10-12). Todo lo que el creyente tiene es don divino. El cristiano es un esclavo administrador a quien se le demandará cuanto se le ha confiado (Ro. 6:18, 22; Lc. 12:48). Es administrador de los dones divino (1 P. 4:10). Todo creyente tiene algún don (1 Co. 12:7). Son también administradores de bienes materiales y de tiempo (1 Co. 6:19-20).

         Los creyentes comparecerá para examen de cómo edificaron (1 Co. 3:9-15). Cada uno edifica sobre la base de la Iglesia que es Cristo (1 Co. 3:11; 1 P. 2:6). Cada uno lo hace orientado su tarea en la doctrina que fue establecida (Ef. 2:20). Se hace referencia en forma metafórica a los distintos materiales empleados en la tarea de la edificación. Algunos son mera apariencia, son materiales humanos, como la madera, el heno, y la hojarasca. Estos son quemados por la mirada escudriñadora del Juez, el Hijo de Dios, que tiene ojos como llama de fuego. Otros materiales son de procedencia divina, como el oro, la plata, y las piedras preciosas, estables y permanentes.

         El examen revelará la calidad de vida y servicio de cada creyente (2 Co. 5:10). El galardón será según la calidad del servicio cristiano. La vida de servicio es vida de compromiso y renuncia (Lc. 14:26, 27, 33). La vida cristiana es vida de dependencia (Fil. 4:13; 1 Co. 15:10). El juicio será individual, cada uno (2 Co. 5:10). No es un juicio colectivo, sino personal.

         El modo del examen se expresa en tres formas: nada oculto (1 Co. 4:5). Nada impuro que se mantenga, ya que el fuego lo elimina (Ap. 1:14). Nada aparente, puesto que son las intenciones las que se manifiestan ante el Señor (1 Co. 4:5b).

7. El resultado. Puede ocurrir que se produzca la pérdida de la recompensa. Es para obras hechas en la carne. Los creyentes no se pierden pero éstos serán salvos “así como por fuego” (1 Co. 3:15). Para los que han servido en el poder del Espíritu, honrando a Dios y edificando en Su obra, recibirán coronas. La Biblia habla de corona incorruptible, para los victoriosos sobre el viejo hombre (1 Co. 9:25); de gozo, para los ganadores de almas (1 Ts. 2:19); de vida, para los que resistan las pruebas (Stg. 1:12); de justicia, para los que aman su venida (2 Ti. 4:8); de gloria, para los que apacientan la grey (1 P. 5:4).

         Sin embargo la gran pregunta del Tribunal de Cristo, no es tanto lo que hiciste, sinocomo lo hiciste. Esto lleva comprometida la razón de la obra que es el amor. Es decir, no se preguntará si trabajamos, sino que se inquirirá sobre si amamos, ya que toda obra hecha sin amor no es más que metal que resuena y címbalo que retiñe (1 Co. 13:1). Todo el que se considere un fiel siervo de Dios debe estar atento a si ama a sus hermanos o no, porque eso define la razón de la obra.

         El uso de las coronas será como instrumentos para la gloria de Dios, arrojadas a los pies del que está sentado en el trono (Ap. 4:10). Cada una de ellas tiene diferente grado de brillo. Es decir, que el creyente tendrá recompensa y gloria diferente (1 Co. 15:41-42). Cada uno de los santos glorificados será una exhibición permanente del poder transformador de Dios (1 P. 2:9).

         Una seria advertencia de parte del Señor: “Porque todos compareceremos ante el tribunal de Cristo” (Ro. 14:10). Esto debiera despertar en cada uno de nosotros un cuidado muy especial con la forma de vida personal para no perder la recompensa (Col. 2:18; 2 Jn. 8; Ap. 3:11). El Tribunal de Cristo ha de despertar un respeto reverente en nuestra vida (Fil. 2:12).