EL SILENCIO y Guarde silencio


EL SILENCIO
“El que habla mucho no sabe guardar secretos. No te juntes con gente chismosa.” Proverbios 20:19 (NVI)
Es extraño como cambiamos nuestras costumbres. Por lo general estamos siempre tratando de esconder nuestros errores, nuestras debilidades o falencias. Nos maquillamos para parecer más interesantes o bellos de lo que en realidad somos. Pero el avance de las redes sociales y lo amplio que se globalizó el mundo nos permite ver detalles de la vida ajena que eran impensados en otros tiempos.
Si entras al facebook de cualquier persona vas a poder ver quiénes son sus amistades, con quien se rodea, donde pasó su último cumpleaños y que gustos tiene. Solo mirando su perfil público. Las dos ideas se contraponen, pero muestran una realidad inequívoca de las personas. Todos somos un poco chusmas. Nos encanta saber de los otros. Si esto no fuera así no habría tantos programas que hablan de las personas, ni se venderían tantas revistas del espectáculo.
El diablo es muy astuto y hábil para hacernos tropezar. Y se encargó durante años en hacernos creer que esto de hablar de terceros puede ser divertido y entretenido. Como ya se hizo habitual y es común escuchar a los demás criticando o hablando de terceros, nos hizo creer que no está mal. Y de esta manera logró tener una herramienta fundamental para que los hijos de Dios tropecemos: el chisme.
Obviamente, nadie se va a hacer cargo de la acusación y todos vamos a negar que somos chismosos. Cuando hablamos de terceros es porque conocemos del caso y tenemos evidencia. Y lo hacemos para advertir a los demás de los peligros de personas “no tan buenas”.
Dios llama al chisme pecado. Y el sabio Salomón fue muy hábil en definir a este tipo de personas. Son aquellos que hablan mucho, aquellos curiosos que siempre están preguntando y hablando de todo y de todos. Por lo general, este tipo de personas no saben guardar un secreto. Son muy hábiles en esconder sus des-virtudes, pero no pueden reservar lo que saben. Y aunque te prometan silencio, a penas te des vuelta, van a estar comentando tus secretos a otros.
Dios nos recomienda que evitemos estas personas. Que no nos juntemos con ellas. Porque el pecado del chisme tiene dos extremos. Lo comete quien habla y también quien escucha. Si dejaran de existir personas que escuchan, el chisme se acabaría.
REFLEXIÓN – Guarda tus secretos en silencio.
Un gran abrazo y bendiciones. Dany

Guarde silencio

Kenneth Copeland
El necio da rienda suelta a toda su ira, más el sabio al fin la sosiega.
– Proverbios 29:11

Una de las cosas que usted y yo debemos aprender como creyentes, si queremos ser siervos fieles del reino de Dios, es cómo mantener nuestra boca cerrada. Cuando nos enojamos por algo, pensamos que tenemos que anunciarlo a todo el mundo. “Les voy a decir las cosas tal y como son”, decimos.
No cometa ese error. Nadie quiere o necesita que le canten las verdades, y si usted lo hace, terminará aislando a la gente y perjudicándose. En cambio, aprenda a guardar silencio.
Esto se aplica especialmente en el conocimiento espiritual. Cuando el Espíritu Santo le da discernimiento acerca de una situación, no lo divulgue por toda la ciudad. Si lo hace, llegará al punto donde el Señor no podrá confiarle la revelación y el conocimiento de asuntos y situaciones.
Yo lo he visto con mis propios ojos. He conocido intercesores que han recibido revelaciones acerca de las debilidades o necesidades de alguien. Les ha sido dado el conocimiento del problema en la vida de alguien, para que puedan orar por esa persona. Pero en lugar de guardar esa información entre ellos y Dios en oración, se la han contado a otros. Como resultado, han perdido su eficacia como intercesores.
No deje que eso le suceda. Cultive el arte del silencio del hombre sabio, y al diablo se le hará cada vez más difícil dañar su vida de oración y su ministerio.
Escritura Devocional: Santiago 3:1-13
-Devocionales Cristianos Org.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LOS SIETE PECADOS ABOMINABLES

LOS QUE ENDURECEN SU CERVIZ (CORAZON)

¿QUIENES ENTRARAN AL REINO DE LOS CIELOS?