¿Vive el cristiano libre del «amor al dinero»?‏

Pablo aclara que «raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual
codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos
dolores» (1 Timoteo 6:10). Como ya sabemos, muchos líderes de sectas o
semi-sectas viven vidas hipócritas. Al investigar el origen de los problemas,
en la mayoría de los casos todo comenzó con amor al dinero; incluso muchos se
están haciendo ricos.

Pedro instruye a que el líder bíblico y el cristiano no sirva a la iglesia «por
ambición al dinero» (1 Pedro 5:2) Uno de los requisitos de los líderes
de la iglesia es ser «desinteresados en cuanto al dinero»
(1 Timoteo 3:3) Pablo condena a los avaros (1 Corintios 6:10) e instruye a la
iglesia a «ni comer» con ellos (1 Corintios 5:11). El apóstol menciona
que los sectarios enseñan falsa doctrina «para obtener ganancias mal habidas»
(Tito 1:11) y que usan la religión «como una fuente de riqueza» (1
Timoteo 6:5) ¿Las consecuencias?

«…los que quieren hacerse ricos caen en la tentación como en una trampa, y
se ven asaltados por muchos deseos insensatos y perjudiciales, que hunden a los
hombres en la ruina y la condenación»
(1 Timoteo 6:9)

Para nosotros lo que Pablo dice al pastor Timoteo nos sirve de advertencia:
«Pero
tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas» (1 Timoteo 6:11).

Una de las mentiras de Satanás es que la felicidad viene de tener cosas
materiales, cuando, en realidad, la vida se complica y las decisiones llegan a
ser difíciles. Cuando una persona sustituye el dinero y lo que el dinero puede
conseguir por los valores y las actividades espirituales y eternas, él trae a
su vida, a su familia y a sus amigos, infelicidad y confusión.

No sólo sufre él, sino también todos los suyos que le acompañan en ese
camino equivocado.

Pablo dice que algunos dejan sus convicciones cristianas y fracasan espiritualmente
por haber tomado el camino incorrecto de la avaricia. Como una espada, el amor
al dinero penetra en el individuo y le inflige muchos dolores en la vida.

Hermano, preguntémonos entonces ¿somos de aquellos que el Señor dijo?:

Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de
Dios. Mateo
5:3

Si quieres realizar una evaluación de tu corazón con relación a las
riquezas lee el siguiente artículo:
La Bienaventuranza de no Poseer Nada - Cristianismo Histórico en:
http://encuentrame-sipuedes.blogspot.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

LOS SIETE PECADOS ABOMINABLES

LA ENFERMEDAD DEL YOISMO, YO, YO, YO Y SIEMPRE YO.

¿QUIENES ENTRARAN AL REINO DE LOS CIELOS?