En busca de la décima moneda perdida


Jesús era el más grande narrador de historias en el mundo. Él inmortalizó su enseñanza a través de sus parábolas. No sólo son prácticas, también con hermosas enseñanzas espirituales. En Lucas 15 hay un registro de tres parábolas con el mismo mensaje central: restaurar lo que se ha perdido. La oveja se perdió por un descuido, el niño se perdió por decisión y la dracma se ha perdido por descuido. Jesús uso un ser racional, el hijo pródigo, un ser irracional, las ovejas y un objeto inanimado, una dracma.
¿Qué lecciones podemos aprender de esta parábola?

1. La moneda que se perdió tiene un gran valor - Una mujer pierde una dracma, de diez que tenía, no estaba dispuesta a tener que renunciar a ella y tampoco por el hecho de que seguía teniendo en resguardo a las otras nueve. Esta moneda perdida, es valiosa, porque es un símbolo del ser humano que se perdió. El dueño de la dracma ha tomado todas las medidas necesarias para recuperarla. Tiene un gran valor para Dios. Él no se rinde porque nos ha amado desde el principio. Incluso tomó todas las medidas precisas para buscarnos; envío a su propio hijo, a Jesús. “Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo”. 2Corintios 5:18

2. Las medidas prácticas que se han adoptado para encontrar la moneda perdida - La mujer no sólo experimento el duelo por la pérdida de la moneda, sino que toma medidas urgentes y prácticas para encontrarla. Lo primero que hizo fue encender una luz (vela/candil). Las casas en Palestina no tenían suficientes puertas y ventanas. Usted no podría encontrar algo perdido sin iluminar la casa y eso es lo que hizo. Si queremos encontrar lo que estaba perdido, necesitamos también de luz: la luz de la Palabra. En segundo lugar, ella barría la casa. Tomó un tiempo mover todas las cosas del lugar y levantó mucho polvo, haciendo un verdadero reordenamiento en toda la casa. Para buscar lo que se había perdido, hay que tener valor para meterse con mucho de lo que fundamentó nuestras antigua vida, aún tenemos la valentía de poner el polvo del tiempo y eliminar los desechos que dejamos escondidos mucho tiempo en los rincones oscuros de nuestra casa. En tercer lugar, buscó diligentemente para encontrar la moneda. Vemos dos cosas que hizo esta mujer: en primer lugar, su búsqueda fue exhaustiva, y segundo, su búsqueda fue perseverante. Buscó en todos los rincones de la casa y se despojo de todo porque ya estaba decidida a encontrar la moneda perdida. Hay diligencia y perseverancia. Así es como debemos buscar a los que se pierden y se caen. Un dato también digno de mención es que la moneda se perdió en la casa. Muchos también están desaparecidos en la iglesia.

3. Hubo alegría y celebración cuando se encontró la dracma - Una mujer buscó y encontró la moneda perdida, con todo el esfuerzo y la diligencia, pero la celebración de este descubrimiento fue colectiva. Reunió a sus amigos y vecinos para celebrar los frutos de su trabajo. Nosotros, del mismo modo, no sólo debemos buscar a los que se pierden, también tenemos que celebrar con gran alegría cuando se encuentran. El Señor Jesús concluye la parábola diciendo que el gozo y/o alegría, no es sólo la tierra, es también en el cielo. Hay alegría entre los ángeles de Dios en el cielo cuando un pecador se arrepiente. El cielo está conectado con la tierra. Las cosas que suceden aquí se reflejan allí. Los ángeles no evangelizan porque Dios nos ha dado esta gloriosa misión a nosotros, sin embargo, se celebra con alegría el fruto de nuestra intensa evangelización en el cielo. Los ángeles ministran delante de Dios y le sirven, pero celebran cuando uno encuentra al perdido o al apartado y lo trae de vuelta a la comunión con el Señor.

Nosotros creemos en este amor de Dios, porque lo vemos encarnado en Jesucristo, el Hijo de Dios, que vino a buscar y a salvar lo que se había perdido (Lucas 19:10).
Agapao
http://encuentrame-sipuedes.blogspot

Comentarios

Entradas populares de este blog

LOS SIETE PECADOS ABOMINABLES

LA ENFERMEDAD DEL YOISMO, YO, YO, YO Y SIEMPRE YO.

¿QUIENES ENTRARAN AL REINO DE LOS CIELOS?