Cómo tratar a las personas que sienten atracción al mismo sexo?

UN DESAFÍO PARA LA IGLESIA
El Puente entrevisto al psicólogo Esteban Borghetti acerca de la ministración en las iglesias hacia las personas que sienten atracción al mismo sexo. ¿Cómo pueden ayudar las congregaciones a sus miembros que luchan con este quebranto sexual, para que salgan de él? ¿Qué acciones de prevención y asistencia se pueden realizar en las comunidades de la fe? Estos y otros temas, en esta entrevista a fondo.

¿Cuándo se origina la atracción al mismo sexo? ¿Cuáles son sus causas?
Consideramos a la atracción al mismo sexo como una conducta aprendida inconscientemente durante el desarrollo psicosexual en la infancia y adolescencia. Nuestra psicosexualidad se desarrolla bajo el mismo proceso evolutivo que se desarrolla nuestro físico. Si año tras años podemos esperar que un niño obtenga diferentes habilidades acorde a su edad evolutiva (gatear, caminar, correr y saltar), de igual forma podemos esperar que un niño aprenda y desarrolle diferentes habilidades sociales (masculinas o femeninas) acorde a su edad psicosexual.

¿Qué pasa en la etapa de la infancia?

A medida que el niño crece, se espera que vaya experimentando diferentes vivencias que construyan su psicosexualidad en forma sana. Podemos pensar entonces que si un niño al contraer una enfermedad o tener un accidente podría afectar su crecimiento físico, lo mismo sucedería en el campo de la psicosexualidad. Efectivamente vemos que hay vivencias que pueden desviar el desarrollo psicosexual. En nuestra experiencia la mayoría de los chicos con problemas de atracción a personas del mismo sexo han vivido malas experiencias en el transcurso de su infancia, ya sea un abuso sexual por parte de alguna persona muy cercana a la familia, o una mala identificación con su padre o madre (el niño con su padre y la niña con su madre).

¿Qué papel juega la relación con los padres?

La relación y el rol de los padres son fundamentales en el correcto desarrollo de su psicosexualidad. En las vivencias del hogar es donde se da la identificación por parte del niño con la figura parental del mismo sexo, condición de la posterior heterosexualidad. No puemos ignorar esto, el padre o madre son sumamente importantes en el correcto desarrollo psicosexual, y si hiláramos un poco mas fino, podríamos decir que el rol del padre toma un lugar aun más preponderante en la definición del tipo de rol sexual de los hijos. El padre (o una figura sustitutiva, tío, abuelo, líder de la iglesia, pastor, etc.) es quien confirma al hijo o hija en su rol. El padre es quien le dice a la niña: "que linda estas hoy", "que lindo te queda eso", "que linda mujer que sos", "las niñas hacen esto o aquello", etc. Y el padre es quien también acompaña al niño al deporte y le muestra como es el rol del hombre en el deporte, quien le muestra como se trata a otros hombres, quien le muestra como se trata a las mujeres tratando a su esposa, quien le muestra la actitud frente al trabajo y la responsabilidad.

¿Y qué pasa con la herencia biológica?

Esta identificación con las figuras parentales se da fundamentalmente en el plano inconsciente del aprendizaje, sin que los padres y los niños lo perciban.
Puede ser difícil entender cómo la interacción entre la personalidad de base de un niño, el ambiente y las relaciones con sus padres se interrelacionan entre si para "influir" en un resultado pero no producirlo. Cada uno de nosotros nace con un mandato biológico a ser machos o hembras; existe una norma genética que marca al feto como tal, pero para que esto se cristalice en que ese macho llegue a ser hombre y esa hembra llegue a ser mujer, se necesita del entorno adecuado y las vivencias familiares adecuadas que acompañen a ese niño a identificarse como hombre o mujer. En palabras muy difíciles seria, el aprendizaje a través de la identificación con las figuras parentales guía al proceso psicoevulotivo hacia una correcta identidad de genero.
¿Existen casos en las iglesias?

Respecto a si hay casos de atracción al mismo sexo en las iglesias, podría decir que la mayoría, sino todas, las personas que consultan por este tema, se congregan y asisten a una iglesia regularmente. También podemos citar el trabajo de los doctores José Luis y Silvia Cinalli. Realizaron un estudio a 1425 jóvenes de entre 12 a 30 años (642 mujeres y 552 varones) de 80 grupos juveniles evangélicos en 30 localidades de 10 provincias diferentes (25 de Argentina y 5 de Paraguay) y en 15 denominaciones diferentes. Los datos arrojados son alarmantes: de cada 10 chicos/as al menos 4 tuvieron experiencias sexuales negativas en la infancia, 2 fueron manoseados o "acariciados" por un mayor y 1 sufrió abuso sexual físico.

¿Cómo describiría la actualidad de la acción pastoral de las iglesias hacia las personas que se congregan que sienten atracción al mismo sexo?

No creo que sea bueno generalizar sobre este punto. Hemos encontrado diferentes escenarios. Diría, al menos tres escenarios posibles. Uno de ellos está representado por la iglesia que reconoce que debe hacer algo al respecto, capacitarse, desarrollar un ministerio específico que eche luz sobre esas problemáticas, y se propone hacerlo. Otra respuesta posible es la indiferencia sobre el tema. Tal y como hace el avestruz, algunas iglesias esconden su cabeza bajo tierra y resuelven así la situación. El temor y el desconocimiento sobre el tema la paraliza ante cualquier acción posible. Una tercera posibilidad es la de aquella iglesia que reduce esta la problemática sexual sólo al plano espiritual, olvidando la integralidad del ser humano. Lucas 2:52 enseña que somos seres bio-psico-sociales y espirituales: "Jesús crecía en estatura (biológicamente) y en sabiduría (psicológicamente), en gracia con Dios (espiritualmente) y con los hombres (relaciones sociales)". Por último, algunas de las personas que nos consultan han expresado sentirse excluidos de su iglesia, tanto por parte de los miembros como de la pastoral.

¿Cómo se puede ministrar a las personas que sienten atracción al mismo sexo, tanto para quienes se congregan como para parientes de miembros de iglesias?

El rol de la iglesia como comunidad de fe es fundamental en la "recuperación" de una persona con atracción al mismo sexo que desea encontrar su verdadera y plena heterosexualidad. Todos tenemos la necesidad de que intercedan por nosotros en oración. Todos tenemos la necesidad de conocer más al Señor a través del estudio de su Palabra. Todos tenemos la necesidad de ser pastoreados en amor. Todos tenemos la necesidad en encontrar confianza, esperanza y un renovado ánimo en la iglesia. Las personas con atracción al mismo sexo están incluidos en ese "todos". Quisiera decir lo siguiente: si una persona cristiana se fractura una pierna, orará por ello, intercederán por él en oración y tendrá la confianza en que el Señor lo ayudará en su recuperación. Pero además visitará a un médico, a un traumatólogo, un profesional en quien Dios puso conocimiento para ser instrumento de sanidad en sus manos. Con la homosexualidad, y en general con cualquier tipo de problemática que responda a ciertas vivencias infantiles negativas, sucede lo mismo. Será conveniente que la persona sea asistida psicológicamente. Actualmente se están desarrollando grupos de apoyo (ministerios) en algunas iglesias que han asumido el compromiso de brindar una ayuda integral a personas que tienen algún tipo de problemática en el área sexual. Una especie de discipulado orientado a trabajar temas pertinentes a dichas problemáticas como la idolatría, el perdón, la rendición de cuentas, la voluntad de Dios, Dios como Padre, etc.

¿Cómo pueden ayudar las iglesias a sus miembros que luchan con este quebranto sexual, para que salgan de él?

Dios creó la iglesia con un propósito. Al cumplir ese propósito y la voluntad de Dios, las iglesias ya están haciendo su parte en la restauración del quebranto sexual de una persona. Pero además, concretamente, las iglesias pueden desarrollar ministerios que trabajen sobre el área de sexualidad. La atracción al mismo sexo no es la única problemática que encontramos en las iglesias. Muchísimos jóvenes y adultos, miembros de diferentes iglesias, consultan por sus problemas con la pornografía y la masturbación. Los casos de abusos sexuales infantiles son numerosos también. Todo esto habla de la necesidad de cubrir los temas referidos a una sexualidad quebrantada en un ministerio específico para dicho fin. El mismo tendrá sus particularidades, quizá no sea anunciado desde el púlpito durante el culto, pero los líderes y la pastoral de la iglesia sabrán de este ministerio y podrán invitar a personas en lo particular a participar de sus encuentros. De esta manera quedaría preservada la intimidad.
¿Las iglesias tienen espacios para ofrecer restauración personal a estas personas?

Sólo muy pocas iglesias han comenzado a transitar el camino de la restauración sexual para sus miembros heridos en esta área. Existen algunos grupos que ofrecen estos espacios y que funcionan dentro de iglesias, pero no como un ministerio y herramienta de la iglesia en sí sino como un servicio "tercerizado".

¿Basta sólo con la oración para alcanzar la sanidad de estas personas?

¿Basta sólo con la oración para alcanzar sanidad y santidad en mi vida siendo un heterosexual casado? ¿Basta sólo con la oración para conocer la voluntad de Dios para mi vida? ¿Basta sólo con la oración para curar un hueso fracturado? No. En la oración el Señor nos ofrece un recurso sobrenatural, y debemos utilizarlo siempre. La oración nos permite estar en "sintonía" con Dios. Sin embargo, Dios nos ofrece también Su Palabra, Su iglesia, el conocimiento y la ciencia, etc. como recursos para nuestro crecimiento, desarrollo personal y para nuestra anhelada sanidad.

¿Qué acciones de prevención y asistencia se pueden realizar en las iglesias?

Comenzamos ubicando a la atracción al mismo sexo, entre otras cosas, como una posible consecuencia de un determinado transcurrir familiar. Decíamos la mayoría de los chicos con problemas de atracción al mismo sexo han vivido malas experiencias en el transcurso de su infancia, ya sea un abuso sexual por parte de alguna persona muy cercana a la familia (o de la mima familia), o una mala identificación del niño con su padre y de la niña con su madre. Y enfatizamos la importancia de la relación y el rol de los padres para el correcto desarrollo de la psicosexualidad de los hijos. Así es que la iglesia puede prevenir la atracción al mismo sexo, y cualquier quebranto originado en un desborde de la sexualidad, generando familias saludables. Entornos de amor y un contexto apropiado para el desarrollo de los hijos. Los hijos aprenden de las relaciones sexuales (no genitales, sino el modo de relacionarse de un hombre y una mujer) en la familia. Otro modo de hacer prevención y asistencia es hablando del tema. La mayoría de las problemáticas vinculadas a la sexualidad se caracterizan por el silencio; he allí un aliado y un enemigo. Las iglesias pueden desarrollar talleres, capacitaciones, charlas, etc. a fin de brindar información.
Tomado de "El Puente"

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
ME ENCANTO EL MATERIAL, ESTA MUY BUENO. Denise de Meester

Entradas populares de este blog

LOS SIETE PECADOS ABOMINABLES

LOS QUE ENDURECEN SU CERVIZ (CORAZON)

¿QUIENES ENTRARAN AL REINO DE LOS CIELOS?