¿CÓMO SERÁ EL CIELO?


Lectura: Apocalipsis. 21:1-27

Introducción:
                     Muchos forman sus opiniones de como serán los cielos imaginándolo de muchas maneras, pero es solamente lo que leemos en la Biblia  lo podemos aceptar como la verdad en cuanto a los cielos.

   I. ¿Qué apariencia tendrán los cielos?
      
A. Es como una ciudad.  21:2
Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido.
         1) La santa ciudad
         2) Se llama la Nueva Jerusalén
      B. Tiene gran fulgor o brillo.  21:9-11
Vino entonces a mí uno de los siete ángeles que tenían las siete copas llenas de las siete plagas postreras, y habló conmigo, diciendo: Ven acá, yo te mostraré la desposada, la esposa del Cordero.
Y me llevó en el Espíritu a un monte grande y alto, y me mostró la gran ciudad santa de Jerusalén, que descendía del cielo, de Dios, teniendo la gloria de Dios. Y su fulgor era semejante al de una piedra preciosísima, como piedra de jaspe, diáfana como el cristal.
         1) Con rayos de luz saltando de allí por todos lados.
         2) Como una piedra preciosísima.  v. 11
, teniendo la gloria de Dios. Y su fulgor era semejante al de una piedra preciosísima, como piedra de jaspe, diáfana como el cristal.
      C. Tiene un muro.  21:12-14
Tenía un muro grande y alto con doce puertas; y en las puertas, doce ángeles, y nombres inscritos, que son los de las doce tribus de los hijos de Israel; al oriente tres puertas; al norte tres puertas; al sur tres puertas; al occidente tres puertas.
Y el muro de la ciudad tenía doce cimientos, y sobre ellos los doce nombres de los doce apóstoles del Cordero
         1) Grande y alto.
         2) Tiene 12 puertas.
            a) Tres en cada lado.
            b) 12 ángeles guardan las puertas.
            c) Cada puerta es una perla. v. 21
Las doce puertas eran doce perlas; cada una de las puertas era una perla. Y la calle de la ciudad era de oro puro, transparente como vidrio.
            d) Sus puertas nunca serán cerradas.  v. 25
Sus puertas nunca serán cerradas de día, pues allí no habrá noche.
         3) El muro tiene 12 cimientos.  v. 14
Y el muro de la ciudad tenía doce cimientos, y sobre ellos los doce nombres de los doce apóstoles del Cordero.
      D. Las medidas de la ciudad.  21:15-17
El que hablaba conmigo tenía una caña de medir, de oro, para medir la ciudad, sus puertas y su muro.
La ciudad se halla establecida en cuadro, y su longitud es igual a su anchura; y él midió la ciudad con la caña, doce mil estadios; la longitud, la altura y la anchura de ella son iguales.
Y midió su muro, ciento cuarenta y cuatro codos, de medida de hombre, la cual es de ángel.
         1) Es en la forma de un cuadro.
         2) v. 16  12 mil estadios.  1 estadio=180 metros.  12 mil
             Sería más que 2 mil kilómetros.
      E. Su calle es de oro puro.  v. 21
Las doce puertas eran doce perlas; cada una de las puertas era una perla. Y la calle de la ciudad era de oro puro, transparente como vidrio.

  II. ¿Cuáles son las condiciones que existen allá?
     
A. Allá no habrá noche. vs 23-25
La ciudad no tiene necesidad de sol ni de luna que brille en ella; porque la gloria de Dios la ilumina, y el Cordero es su lumbrera.
Y las naciones que hubieren sido salvas andarán a la luz de ella; y los reyes de la tierra traerán su gloria y honor a ella.
Sus puertas nunca serán cerradas de día, pues allí no habrá noche.

         1) La gloria de Dios ilumina la ciudad.
         2) El cordero (Jesucristo) es su lumbrera.
         3) No hay sol ni luna.
      B. Condiciones sociales perfectas.  21:3-5
Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios.
Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron.
Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas.

         1) No lágrimas, ni llanto ni clamor.
         2) No muerte
         3) No dolor
      C. Todo será nuevo.  21:5
Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas.

 III. ¿Qué harán la gente allá?
     
A. Será trabajo.  22:3  "Sus siervos servirán"  ¿Cómo?  Nadie sabe.
      B. Los de allá darán alabanza al Señor.  19:1-6
Después de esto oí una gran voz de gran multitud en el cielo, que decía: ¡Aleluya! Salvación y honra y gloria y poder son del Señor Dios nuestro; porque sus juicios son verdaderos y justos; pues ha juzgado a la gran ramera que ha corrompido a la tierra con su fornicación, y ha vengado la sangre de sus siervos de la mano de ella.
Otra vez dijeron: ¡Aleluya! Y el humo de ella sube por los siglos de los siglos.
Y los veinticuatro ancianos y los cuatro seres vivientes se postraron en tierra y adoraron a Dios, que estaba sentado en el trono, y decían: ¡Amén! ¡Aleluya!
Y salió del trono una voz que decía: Alabad a nuestro Dios todos sus siervos, y los que le teméis, así pequeños como grandes.
Y oí como la voz de una gran multitud, como el estruendo de muchas aguas, y como la voz de grandes truenos, que decía: ¡Aleluya, porque el Señor nuestro Dios Todopoderoso reina!

  IV. ¿Quién irá y quién no irá allá?
     
A. Los que no irán
1) 21:27 No entrará en ella ninguna cosa inmunda, o que hace abominación y mentira, sino solamente los que están inscritos en el libro de la vida del Cordero.
2) 21:8 Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda
      B. Los que van
         1) Los que están escritos en el libro de la vida del cordero.  21:27
No entrará en ella ninguna cosa inmunda, o que hace abominación y mentira, sino solamente los que están inscritos en el libro de la vida del Cordero
         2) El que venciere. 
21:7
El que venciere heredará todas las cosas, y yo seré su Dios, y él será mi hijo.

I Juan 5:5
¿Quién es el que vence al mundo, sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios?

            Conclusión: ¿Está tu nombre escrito allá?  Depende en si has aceptado a Cristo como tu Salvador.  No pierdas un lugar tan hermoso.  Dios lo hizo por nosotros pero tenemos que elegir ir allá.

¿Cómo Recibir a Cristo?

“Más a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”. (Juan 1:12)
“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”. (Juan 3:16)
Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa. (Hechos 16:31)
El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él. (Juan 3:36)

Juan Carlos Aranda sirviendo al Señor como anciano de la ICE de calle Washington 651 de Villa Dominico
http://encuentrame-sipuedes.blogspot.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA ENFERMEDAD DEL YOISMO, YO, YO, YO Y SIEMPRE YO.

18 Curiosidades Bíblicas – Nuevo y Antiguo Testamento

¿QUIENES ENTRARAN AL REINO DE LOS CIELOS?