PRIMAVERA, VERANO, OTOÑO o INVIERNO...

Las estaciones de la vida

Como el ciclo de la naturaleza -primavera, verano, otoño e invierno – la vida tiene un ciclo natural. Cada parte del ciclo es necesaria. Necesitamos invierno para que las plantas y tierra puedan descansar e hibernar. Cuando esto ocurre, la renovación de la primavera puede ser de lo más gloriosa.
Lo mismo es verdad de nuestras vidas espirituales y de la iglesia. Nuestras vidas pasan por estaciones que nos preparan para servir a Dios de las maneras únicas para esa edad. En cada fase, podemos mantener las calidades necesarias para honor del Señor.
Salomón declaró que hay un tiempo para nacer y un tiempo para morir (Eclesiastés 3: 1-8). Entre esos dos hitos están las oportunidades para servir. David repasó lo que había observado en la vida. Aunque él fue una vez joven, declaró, “Joven fui, y he envejecido, y no he visto justo desamparado, ni su descendencia que mendigue pan.” (Salmos 37:25).
El tiempo es precioso “Los días de nuestra edad son setenta años; y si en los más robustos son ochenta años, con todo, su fortaleza es molestia y trabajo, porque pronto pasan, y volamos.” (Salmos 90:10).
Necesitamos usar nuestro tiempo sabiamente porque es un recurso finito. “cuando no sabéis lo que será mañana. Porque ¿qué es vuestra vida? Ciertamente es neblina que se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece.” (Santiago 4:14).

Primavera: Preparación Y Desarrollo Para La Vida
Salomón dice que hay un “tiempo para nacer” (Eclesiastés 3:2). La primavera se caracteriza por un estallido de energía, crecimiento y belleza. Para los humanos es un tiempo de desarrollo. Empieza con los años de niñez inocente y se extiende a los años de adolescencia, cuando la gente joven empieza a descubrir sus intereses y talentos. Ellos se sorprenden a menudo al encontrar que pueden hacer muy bien varias cosas; éste es un empujón necesario a su confianza en sí mismos.
En sus tempranos 20s, están preparándose para la vida – en la universidad, quizás, desarrollando las habilidades que necesitarán para su profesión. Incluso Jesús progresó de esta manera. “Y Jesús crecía” nos dice “en sabiduría y en estatura, y en gracia para con Dios y los hombres.” (Lucas 2:52).
La primavera también es un tiempo para la preparación espiritual cuando vemos el temprano florecimiento de los talentos de nuestra gente joven. Estos talentos han sido desarrollados a través del cuidado de los padres, maestros de clases de Biblia y otros. Las iglesias cometen un grave error cuando no creen que los jóvenes sean dignos de la oportunidad para enseñar en las clases de niños, dirigir cantos y desarrollar sus talentos.
Los líderes de la iglesia deben hacer las oportunidades disponibles, tal como las pasantías y campañas de verano para Cristo. Debemos apoyar de buena gana a la gente joven cuando ellos demuestran un interés en estas oportunidades. Este es un medio para que ellos aprendan a desarrollar un hábito perpetuo de servir.
Permítales creer que el compromiso con una congregación es la norma. ¡No les permita saber que la cuenta de sus ancianos ha descubierto que usted puede venir el domingo por la mañana solamente y permitirle a otras personas llevar la carga del trabajo, servicio, crecimiento de la iglesia! Para el tiempo en que ellos descubran esto, estarán en el hábito de servir de todas maneras.
Salomón nos alerta “Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud…” entonces no nos iremos de Él cuando seamos viejos (Eclesiastés 12:1). Desde el principio, nuestra gente joven debe poner el mismo énfasis en la excelencia mientras sirve al Señor como debe poner en otras áreas de sus vidas. “Todo lo que te viniere a la mano para hacer, hazlo según tus fuerzas…” (9:10). Su motivación para desarrollarse debe ser el honor que esto dé a Dios.
Si resulta que usted es bueno para construir armarios, hágase el mejor fabricante de armarios que pueda ser y use esa destreza para Dios. Si usted es un director de cantos, use cada oportunidad para aprender más sobre el arte. Si usted tiene la habilidad del comunicarse con los niños, entonces desarrolle esa habilidad y ¡llévelos a Cristo Jesús!
Nunca tenga una actitud como “esto es suficientemente bueno”. ¡Dé lo mejor que usted tenga para Dios, no las sobras! Un viejo profesor mío decía, “Cuando viene a servir al Señor, no hay tal cosa como ser sobre-preparado”.

Verano: La Flor De La Vida
Verano es la principal estación creciente. Usted puede imaginarse al maíz creciendo en los días calientes y noches de verano calurosas y el césped creciendo alto. Esto no es necesariamente la flor de la vida espiritual, sin embargo. Porque a diferencia de la gimnasia de mujeres, ¡no alcanzamos la cumbre espiritualmente en nuestra temprana adolescencia!, pero en términos de fuerza física y vigor juvenil,  los años entre 26 y 45 son caracterizados por gran actividad.
“El que fue sembrado entre espinos, éste es el que oye la palabra, pero el afán de este siglo y el engaño de las riquezas ahogan la palabra, y se hace infructuosa.” (Mateo 13:22). A veces estos años son un tiempo de distracción. Con un romance, familia y los años tempranos de una profesión, nos acosamos y nos desviamos, como Marta (Lucas 10: 41-42).
Cuando usted empieza una profesión, lo hace para ir al fondo de la carrera. Toma algún tiempo, sin embargo, como un padre joven, servir en la iglesia entrenando a sus niños espiritualmente. “ …criadlos en disciplina y amonestación del Señor.” (Efesios 6:4). Levantar a una familia es parte de su proceso de maduración tanto como de sus niños. No sólo cría mejor a los niños en el Señor; ¡esto hace mejor a los padres!

Otoño: Trabajar Más Inteligentemente
En muchas maneras, entre las edades de 46 y 60, puede ser considerado la flor espiritual de su vida.  La sabiduría continuará (o debe continuar) creciendo, pero ésta es la era cuando usted puede combinar la sabiduría con la energía.
Usted empieza a tomar alguna dirección en la comunidad, en el lugar de trabajo y en la iglesia. (Esto es, si usted ha hecho más que simplemente envejecer – si usted también está creciendo más sabio y más piadoso). Usted no puede permitirse el lujo de estar como los hebreos en el momento de la escritura de la epístola “debiendo ser ya maestros” (Hebreos 5: 12-14) todavía no habían crecido lo suficiente. ¡Había pasado tiempo cronológicamente, pero el proceso de maduración no había ocurrido!
“Para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error” (Efesios 4:14). ¿Qué características debe exhibir la madurez? Debe demostrar estabilidad espiritual y emocional.
¿Es su cristianismo un buque de rueda, o puede la iglesia depender de usted día a día, semana a semana? Debemos tener la habilidad de ver a través de las pantallas de humo de la falsa enseñanza y religión para ver. Jóvenes cristianos podrían ser engañados, pero nosotros podemos ver más allá.
Aquí está mi desafío a mis compañeros: ¿Está usted listo para dirigir al pueblo de Dios? Tenemos tanto tiempo para menospreciar a nuestros ancianos, los dirigentes. ¿Estamos listos? ¿Cuándo es tiempo para empezar a prepararnos?
El peligro en esta estación es si aquéllos de nosotros se encuentran pasando a las posiciones de poder cuando no nos hemos verdaderamente desarrollado. ¿Qué está haciendo espiritualmente? ¿Está usted volviéndose emocional y temperamentalmente maduro? ¿Se dedica a Dios y a la iglesia? En la iglesia tendrá la dirección; la única pregunta es qué tanto; ¿Maduro? ¿Dedicado? ¿Generoso? ¿Bíblico?

Invierno: Tiempo, Tiempo, Tiempo
Miembros de 60 o más son el gran recurso sin usar de la iglesia. Piense en la demografía. Más y más personas mayores son jubiladas cada vez. Ellos están razonablemente en buena salud. Y son, o deben ser, espiritualmente maduros.
Uno podría conjeturar un período de 10 a 20 años de servicio productivo para Cristo en este grupo demográfico. ¡Un recurso para el Señor!
Siempre hemos tenido este tipo de personas. Siempre nos hemos beneficiado de ancianos que estaban deseosos de servir en la iglesia. “Andad sabiamente para con los de afuera, redimiendo el tiempo.” (Colosenses 4:5).
¡Si usted no está consciente en esta era de la brevedad de la vida, entonces usted no está pensando! ¡El tiempo es corto! Siempre fue una simple cuestión de años comparado con la eternidad, pero esto es cierto especialmente ahora. Viva sus días como si ellos fueran sus últimos (usted siempre debe hacerlo, pero especialmente ahora). Dios le ha dado otra oportunidad para arrepentirse. Él le ha dado otra oportunidad para perdonar. ¡Él le ha dado otra oportunidad para servir! ¡Use este tiempo sabiamente!

UNA DIRECCIÓN, NO UN CÍRCULO
Aunque pasamos por las estaciones de la vida, un ciclo, la vida tiene un fin. Está acercándose hacia un clímax. El juez de toda la tierra nos hará responsables por la manera en que usamos nuestras oportunidades y talentos. ¿Cómo evaluará El nuestros esfuerzos? Esa es la gran pregunta de la existencia humana.
- Stan Mitchell

ConPoder.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

LOS SIETE PECADOS ABOMINABLES

LA ENFERMEDAD DEL YOISMO, YO, YO, YO Y SIEMPRE YO.

¿QUIENES ENTRARAN AL REINO DE LOS CIELOS?