Poodwaddle 2010 Word Clock

domingo, 28 de julio de 2013

¡No tengo más ganas de vivir..!

Sostenidos por el poder de Dios

La vida es una lucha constante, en donde encontramos toda clase de batallas: contra las malas actitudes, contra las personas que nos rodean y no hacen ir por malos pasos, contra la misma tentación del mal que asecha nuestra alma, etc...

Es por ello que para ser cristianos de corazón, se debe ser valiente y enfrentar todas estas cosas, pero no es algo fácil, porque todos somos cobardes por naturaleza, decaemos ante cualquier problema, nos desanimamos con facilidad y somos arrastrados a la inmundicia con el más mínimo estímulo de pecado, por todas estas razones, es que debemos acercarnos más profundamente a Dios, conocer su palabra y educarnos para escuchar siempre al Espíritu Santo, Él habita dentro de nuestros corazones, no está en lo externo, ni en los rituales donde la gente grita: “Espíritu Santo desciende sobre mí”, Él no tiene nada que ver con lo exterior, es alguien que permanece dentro de nosotros.

Hay un versículo poderoso en la Biblia que dice “estamos atribulados en todo, mas no angustiados” (2 Corintios 4) esto quiere decir, que Dios esta consiente de cuan llenos de problemas estamos, ya sea con el trabajo, con la familia, con la iglesia, etc. Pero esta no es razón, para desistir, para rendirnos o afligirnos, pensando que no existen soluciones, pues este tipo de pensamiento en nada honra al Señor, ni le glorifica.

Es más, es el mismo diablo el que hace que tu mundo se vea nublado y no te creas capaz de salir adelante, quizás llegando a un desenlace trágico como quitarte la vida. Siempre habrá una salida para todos los problemas porque Cristo tiene la solución para todas nuestras preocupaciones, y aunque en lo exterior continúen los problemas, debemos recordar que es la persona de Jesús (Dios mismo), quien debería ser nuestro gozo, nuestra paz y nuestro refugio. Recuerda que en el mundo siempre tendrás aflicciones, pero en Cristo, siempre encontraras felicidad y vida abundante para tu alma.

Se trata de no tener miedo, sino fe en Dios, porque Él todo lo puede, es Él ser que esta para ayudarte en todo momento, no hay que rendirse nunca; orar, inclinarse, darle las palabras necesarias para que el venga a tu rescate serán las maneras de llamar a su presencia.

En el momento en que abramos nuestros corazones y dejemos que esa paz que tanto deseamos, entre en nuestro ser, ese rayito de luz, que es Dios, nos dará la calma y la felicidad para enfrentar valientemente toda clase de dificultades, hasta el día que no habitemos mas esta tierra, para estar por siempre con Él.
Por Armando Alducin

Nota de la redacción:
Estos pasajes han de ser de bendición para tu vida: Salmos 16; Salmos 43; Salmos 130; Isaías 61:1-4; Jeremías 15:110-21; Lamentaciones 3:55-57; Juan 3:14-17; Efesios 3:14-21; etc.

Salmos 43 
1 Júzgame, oh Dios, y defiende mi causa; Líbrame de gente impía, y del hombre engañoso e inicuo.
2 Pues que tú eres el Dios de mi fortaleza, ¿por qué me has desechado? ¿Por qué andaré enlutado por la opresión del enemigo?
3 Envía tu luz y tu verdad; éstas me guiarán; Me conducirán a tu santo monte, Y a tus moradas.
4 Entraré al altar de Dios, Al Dios de mi alegría y de mi gozo; Y te alabaré con arpa, oh Dios, Dios mío.
5 ¿Por qué te abates, oh alma mía, Y por qué te turbas dentro de mí? Espera en Dios; porque aún he de alabarle, Salvación mía y Dios mío.

Que la paz sea con todos vosotros los que estáis en Jesucristo. Amen

Agapao.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Me equivoco mucho.....bue "equivocarme". Y no aguanto mas pero cuando estoy por dejarlo todo hay algo dentro mi que me dice que me levante y siga. Es un circulo vicioso.